Usted está en un restaurante y por alguna extraña razón "llamada Tambour de Louis Vuitton" las mujeres lo miran con fina coquetería. Ellas saben lo que quieren y usted las tiene en el pulso: alrededor de su muñeca hay un reloj que hace parte de la primera colección de Louis Vuitton, marca que hasta ahora solo se había dedicado a hacer marroquinería.

Y como siempre sucede con el primero? el primer hijo, el primer carro, la primera novia, este reloj es mimado, consentido y cuidadosamente diseñado. Desde la caja que lo guarda, de acero macizo y presentada en forma de tambor, hasta las manecillas amarillas que intentan ser una referencia directa a los hilos de los pespuntes de la marroquinería de Vuitton, pasando por la correa en cuero de cocodrilo, las hebillas grabadas con el nombre de la marca y el cristal hecho de zafiro resistente a los rayones y antirreflejo, este reloj es un lujo que bien vale la atención de cualquier mujer.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.