Es viernes de puente. Sale temprano de la oficina, se afloja el nudo de la corbata, acelera a fondo, pasa por sus cosas y se olvida de todo; solo quiere llegar a tiempo para alcanzar el vuelo e irse a bucear a las Islas del Rosario. O quizás no quiere perder un minuto de sol, llegar rápido a la finca y lanzarse en su bicicleta de montaña por las pendientes más empinadas. escalar, hacer parapente, windsurf, esquiar o jugar golf.
Usted se le mide a los deportes acuáticos, terrestres o aéreos. A todos. Es un amante de las sensaciones fuertes, de la velocidad, del vértigo y, sobre todo, de la vida. Sin embargo, sabe que por más desconectado y alejado que esté de la realidad necesita cronometrar un salto, un descenso, un ascenso o una carrera. Pensando en eso, Oakley, además de sus reconocidas gafas de sol, zapatos, sandalias, morrales, camisetas y otros accesorios y prendas de vestir, diseñó un reloj perfecto para sus necesidades: el Oakley Detonator.
El reloj cuenta con un mecanismo de cuarzo de alta precisión capaz de medir intervalos de 1/5 de segundo al cronometrar tiempos totales, parciales, acumulados y tiempos de dos competidores. Su pulsera, fundida con la carcasa de acero inoxidable, tiene un diseño escultural. Y alarma, y su propia sub-esfera, cristal mineral con recubrimiento antirreflejo, una corona de sellado doble para resistir altas presiones de hasta 100 metros bajo el agua.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.