Cuando Sector Group nació en 1973, la tenía muy clara: fusionar lo más avanzado de la tecnología relojera suiza con la sofisticación del diseño italiano. ¿Y cuál fue el resultado? Sector No Limits, concepto que significa no tener barreras físicas, mentales y sociales. Es justamente eso lo que ha posicionado la marca entre muchos de los deportes extremos más exigentes, debido a la fuerza, el diseño, el movimiento y los materiales de relojes como el Ocean Power. De entrada, su resistencia está garantizada: la caja y el brazalete están hechos en titanio y el cristal es de zafiro, materiales que mantendrán a salvo el cronógrafo ETA 251.727 bajo cualquier circunstancia, por más extrema que parezca.
 
También es seguro, pues cuenta con una corona de seguridad con rosca y un cierre expandible para buceo, lo cual facilitará siempre emocionantes inmersiones de hasta 200 metros de profundidad. Finalmente, y como para cerrar con "broche de titanio", el Ocean Power viene con una garantía de dos años (igual no la necesita porque fue un reloj diseñado para durar) y está disponible en ocho versiones distintas que los representantes de South American Watch importan y distribuyen. Razones suficientes para no pensarlo dos veces al pagar 600 dólares por una de estas joyas, que no salen al mercado todos los días. 
 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.