¿Qué sería de la alta relojería sino fuera por las complicaciones? Seguramente no existiría como tal y nos estaríamos perdiendo de verdaderas obras maestras, como las que nos tiene acostumbrados desde hace rato Patek Philippe, el máximo exponente de las altas complicaciones. Ahora, con mucha emoción, la casa relojera anuncia una de sus últimas y minuciosas creaciones: el CH 27-70 Q referencia 5970. Con 353 piezas abordo y el respaldo del "Sello de Ginebra" (distinción oficial creada en 1886 para proteger la relojería ginebrina genuina), este reloj tiene tantos detalles que no podrían mencionarse en esta página. Aún así destacamos su calendario perpetuo, que cambia la fecha automáticamente en los meses de 30 y 31 días y en los años bisiestos, el cronógrafo con contador de 30 minutos, fases lunares y cuadrante de 24 horas, y su cuerda manual que garantiza tanto precisión como durabilidad. No sobra destacar a quienes hacen realidad este reloj de ensueño: artesanos y orfebres que trabajan con excepcional maestría y que son capaces de crear piezas exclusivas. Y como las obras maestras no son cosa de todos los días, este nuevo Patek Philippe se está fabricando en cantidades muy limitadas y su entrega tarda por lo menos doce meses. Por eso decídase rápido si lo quiere en oro blanco o si lo prefiere en oro rosado, para que alcance a lucirlo el 24 de diciembre de 2007.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.