Repítalo 12 veces: do-de-ca-go-nal. Dodecagonal. Así es el bisel del Cronógrafo Riviera XXL, el último Baume & Mercier que trajo Sterling Joyeros a nuestro país y un ejemplar legendario que esta gran casa relojera rediseñó para darle un toque más moderno y deportivo y un nuevo aire. Son doce lados que bien podrían representar los doce puntos clave de un reloj y conformar una armonía al estilo pitagórico, pero con números romanos en su tablero. Tal vez, la misma armonía que le da una solidez y resistencia solo comparable con la que puede tener una tuerca.
El Riviera viene con una correa de caucho vulcanizado y hebilla de doble cierre de seguridad que soportan el duro trato del día a día, con un empaque hermético que le permitirá irse a bucear en las aguas más profundas del Caribe, la Barrera de Coral australiana o en las costas de Tahití y alcanzar niveles de hasta 100 metros bajo el mar. La caja de 43 milímetros de diámetro y los cuatro tornillos negros satinados que ajustan el bisel le dan poder e ímpetu al reloj, mientras que su sistema de cronógrafo lo hace perfecto para contabilizar sus tiempos de inmersión, sus salidas a trotar o todo aquello que se le ocurra medir en términos de tiempo. Incluso, su duración en los menesteres más íntimos.
Un reloj como este es un lujo al que resulta imposible negarse. Un lujo de doce lados tan único como la palabra dodecagonal. Este extra, extra large en calidad y diseño de Baume & Mercier lo pondrá a cantar de la felicidad en el baño: "Y nos dieron las doce...".

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.