En Japón, el mundo del sushi es exclusivamente masculino. Ninguna mujer está registrada como chef, pues, para los expertos, la combinación de la grasa y el olor natural que desprenden las manos femeninas estropean el sabor del pescado y del arroz. Pero este pensamiento tendrá que ser replanteado, ya que se necesitarán muchas manos para suplir la demanda de pedidos si se confirma lo que científicos japoneses descubrieron hace poco en el Instituto para la Investigación del Cáncer en Aichi. Tras estudiar las dietas de más de cuatro mil personas saludables y de otras mil enfermas de cáncer de pulmón que ingerían grandes cantidades de pescado fresco, el descubrimiento al que llegaron los expertos es que comer sushi ayudó a estas personas a bajar significativamente las probabilidades de desarrollar la enfermedad, y en quienes ya la padecían se vieron tendencias decrecientes.

“A los japoneses les encanta su pescado, especialmente el sushi y es por eso que a pesar de fumar tanto como en Reino Unido, nuestros casos de cáncer pulmonar equivalen a dos tercios de ellos”, asegura Toshiro Takezaki, quien lidera el estudio.

“Lo que destaca nuevamente esta investigación es la importancia de la interacción de la dieta y el tabaco para no desarrollar esta enfermedad”, añade Gordon McVie, director general de la Campaña de Investigación sobre el Cáncer.

Según una proyección de la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre el 2020 y el 2030 el cigarrillo causará diez millones de muertes por año. El factor mayoritario en esos casos será el cáncer de pulmón. Esta cifra, sin embargo, podría reducir aparentemente si muchos de los 1.100 millones de fumadores que hay en el mundo comienzan desde ya a comer pescado crudo o sushi. En Argentina, uno de los países más fumadores de Latinoamérica, las enfermedades que provoca el consumo de tabaco causan la muerte de unas 40 mil personas por año. Según una estadística difundida por la oficina sanitaria panamericana (OSP) se estima que un 35 por ciento de las muertes por cáncer podrían relacionarse con la dieta.

¿El sushi es la solución?

De acuerdo con la nutricionista Leonora Gómez el consumo de pescado fresco es importante ya que los componentes de este alimento (ácidos grasos, yodo, vitaminas A, D y E, y proteínas de alto valor biológico) juegan un papel directo como componentes de las membranas celulares, alterando la estructura, la fluidez y capacidad de ciertas células inmunitarias. “Lo mejor para evitar el cáncer, es dejar de fumar, pero para los que no pueden hacerlo, comer mucho pescado fresco puede reducir el riesgo”, dice McVie.

Como sea, por ahora lo mejor es aprovechar que los precios del sushi todavía no se han disparado, y comer, y fumar, y comer mucho, y fumarse un buen cigarrillo justo después del almuerzo con la seguridad que si el sushi no le ayuda a prevenir el cáncer al menos le servirá para manejar los palillos chinos en una buena cena junto a una mujer que también fume.

SUSHI A LA CARTA

Pero para comer un buen sushi no hay necesidad de ir hasta Japón, en Bogotá lo puede encontrar a la vuelta de la esquina. Algunos recomendados son:

Restaurante Plato Precio
Hatsuhana Nigri Sushi $53.000
Sushi Bar Especial $37.000
Sushi to go Deluxe $66.000
Welcome Yume $64.000
Wok Sashimi $27.500

,,

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.