Instrucciones para no odiar a muerte a esos tres países (sobre todo a los dos primeros). Apagar el televisor para no quedar en manos de esos reporteros gusanos y sapos que se creen dueños de los portaaviones y los misiles.
Espantar cualquier mal pensamiento emanado del hígado ("Oj?Alah les hundan tres acorazados"? "Oj-Alah salgan de Basora pero con los pies por delante").
Volver a respirar muy profundo.
Hacerlo cuantas veces sea necesario.
Una vez adquirido cierto nivel de ira contenida, tomar lápiz y papel y hacer una lista, muy personal, lo más personal, arbitraria y lo más larga posible. Como esta.
Kind of blue, Stonehenge, Luci, Pepi, Bom y otras chicas del montón, el puente de Brooklyn, Old Trafford, Mediterráneo, el lago Superior, el Mini Morris, Las señoritas de Avignon, las sequoias, el chocolate Cadbury de uvas pasas y nueces, la catedral de la Sagrada Familia, el 747-400, los farallones en las costas de Kent y Sussex, Ibiza, el IBM-PC (Machine of the Year en diciembre de 1981, según la revista Time), la catedral de Durham, Carmen Maura, Frank Lloyd Wright, los reales jardines botánicos de Kew (y en particular, la Palm House), el barrio de Triana, Blue suede shoes (la versión original de Carl Perkins, no tanto la de Elvis), la ginebra, el Athletic de Bilbao, el Gran Cañón del Colorado, la leyenda del Rey Arturo, Manuel de Falla, Liza Minelli, la estación de tren de Victoria, la playa de Venice (California) donde se juntaron los Doors, la catedral de Santiago de Compostela, El gran Gatsby, Chrissie Hynde, Primavera en los Apalaches, los Dodgers de Los Ángeles, el mercado de las pulgas de Candem Town, el Jack Daniels, George Gershwin, Vivien Leigh, O' lucky man!, esos nombres tan hermosos que saltan de pronto en los mapas de España como Berlanga del Duero, Egea del Caballero y Soz del Rey Católico, La naranja mecánica, 2001 y Barry Lyndon, Chuck Jeager, Mick Jagger, el rascacielos de la Chrysler, Satisfaction y My generation y Anarchy in the UK, los estudios de EMI en Abbey Road, la cebra de Abbey Road, Elizabeth Taylor, Os Resentidos, Billie Holiday, el Forth Bridge, Cape Hatteras, Tate Modern Gallery, John McEnroe, Kitt Peak, el Land Rover, El Aviador Dro y sus Obreros Especializados, el laboratorio Cavendish, Ray Ban, Owen, Beckham, Gerrard, Murphy, Anderton, Hesky, Sol Campbell, Sheringham?, El guardián entre el centeno y En el camino, las Crónicas de motel y la Luna halcón de Sam Sheppard, British Airways, Levi Strauss, la resistencia civil de Thoreau, Luther King, Malcolm X, Public Enemy, el Santi Esquerro, FermiLab, Salvador Dalí, John Coltrane (y Rollins y Parker y Mingus y McCoy Tyner y Don Cherry y Ed Blackwell?), Chris Blackwell, Motown, Dell, Miña terra galega, Hampstead Heath, Richmond Park, Victoria Park, Ana Curra, "Spanish bombs/ yo te querro infinito/ yo te querro/ oh, ma corazón", Ava Gardner, Carole Lombard, Rita Hayworth, Kim Novak, Marilyn?, las colinas de Northumberland, Ángela Molina, Silvia Abascal, todas las palabras y lugares que comienzan por al (Algeciras, Almodóvar, Albacete, Albaida, Almería, alcancía, Alcántara, alcalde, alcachofa, almohada, alambique, alcohol) y que recuerdan el esplendor de la herencia musulmana en España, la Fender Stratocaster y la Gibson Les Paul, el andén de la estación de tren de Dartford (Kent), el acueducto de Segovia, la mezquita de Regent's Park, todos los libros de Bukowski, el jamón serrano, la estación de metro de Tottenham Court Road, los solos de guitarra de Jimi Hendrix, Hammersmith, el Barrio Gótico, Manhattan. Miró, Tàpies, Manolo Valdés, el calor y el color de los pakistaníes, hindúes y caribeños que viven en el Reino Unido, Verrazano Narrows Bridge, Manuel de Falla, Miguel Indurain, la paella, el catalán, el gallego, el vasco, el Celta de Vigo, Jackson Pollock, el esplendor isabelino, el parque Güell, Bacon y Hockney, los Highlands, Arizona, Nuevo México, chicanos, indígenas, el desierto, el West Ham United, el sonido de la gaita (escocesa, gallega?), Santillana del Mar, Velázquez, Goya, la tortilla española?
No releerla.
Volver a respirar profundo.
No sirve de mucho, pero algo ayuda.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.