Desde hace más de dos décadas se promueven debates, seminarios y foros para diagnosticar (y mil verbos más terminados en ar) la crisis que vive Colombia. Sin embargo, la etimología es un ángulo que nunca tienen en cuenta colombianólogos, pazólogos, violentólogos, narcólogos, serpólogos ni patólogos clínicos. Basta mirar el significado de los nombres de algunos de los miembros más prestantes de nuestra clase dirigente para encontrar allí, diáfanas y contundentes, las raíces (así sean lingüísticas) de varios de nuestros males. Para la muestra algunos botones, en estricto orden alfabético.

Alfonso (Gómez Méndez). (del inglés Alf, personaje fantasioso de una serie de televisión, y on, prendido; del francés sceau, balde). Se prende de cualquier delirio y/o fantasía para echarle baldados de agua fría a las cenizas aún humeantes del proceso 8.000.

Uribe Vélez (Álvaro). (Del suizo-alemán Uri, uno de los tres cantones originales de la Confederación Helvética, país que surgió en 1291 a partir de un esquema de autodefensas; del castellano bebé; y del francés laisse, deja). Con su terso cutis de tierno bebé promueve las autodefensas como modelo de democracia y deja que hagan lo que les dé la gana.

Castaño (Carlos). (Del francés —versión hip-hop—, casse tas d’ agneaux, rompe muchos corderos). Masacra a muchos inocentes.

Henry Castellanos (comandante Romaña). (Del inglés Henry, nombre de pila del fundador de Ford Motor Company, que produce modelos 4X4 tales como el Explorer, el Bronco y el Aventura; del inglés cast, reparto; del suizo-alemán Tell, héroe de la independencia helvética; del castellano llanos, región de Colombia). Jalador de vehículos todoterreno con cara de galán de telenovela de la franja maldita que juega a ser el Guillermo Tell de la carretera a los llanos.

Ingrid Betancourt. (Del inglés in, adentro, en sentido figurado: en la jugada; del felino gr, rugido; del castellano id, viajad; del francés bête en court —literal, bestia en el corral o, si prefieren, en la corte—, acorralada en sentido figurado). Para estar en la jugada lo mejor es rugir en el extranjero y autoproclamarse acorralada por mafiosos y corruptos de toda laya.

Juan (Hernández). (Juan, príncipe medieval inglés que abusó del poder hasta el punto de usurpar el trono de su hermano Ricardo Corazón de León cuando éste se fue de viaje a una cruzada en Tierra Santa). Mientras Andresito se la ha pasado viajando en su cruzada para mejorar la imagen del país, Juan ha hecho de las suyas hasta para dar y convidar.
Mockus (Antanas). (Del inglés mock us, que se burla de nosotros (*)). Bufón, farsante.

Moreno (Luis Alberto). (Del inglés more, más; y del castellano heno, sustancia vegetal altamente combustible). Le pide a los gringos más y más para que fumiguen y quemen lo que queda de Colombia.

Negro Acacio. (Del italiano Negro, defensa central de la Lazio que no tiene el menor inconveniente de levantar a pata al que sea, llámese Schevchenko, Vieri o Batistuta; del ruso AKA, modelo de rifle; del francés scie, segueta, motosierra; y eau, agua). Levanta al que sea, lo ametralla, lo descuartiza con una sierra y echa el cadáver a las aguas del río.

Noemí (Sanín). (No, símbolo de la negación absoluta en varios idiomas; del inglés EMI —Electrical and Music Industries—, sello discográfico que gracias a Yehudi Menuhin, sir Thomas Beecham y los Beatles es símbolo del Reino Unido). Ni siquiera pudo dar pie con bola cuando fue embajadora de Colombia en Gran Bretaña.

Santo Domingo (Julio Mario). (Del castellano san, santo; todo, totalidad, y del etnocastizo conjunción apocopética de minga —trabajo comunitario— y mío). Quiere que todos trabajen para él, que todas las ganancias de dicho trabajo sean para él y que además digan que es un santo.

Sarmiento Angulo (Luis Carlos). (Del ruso zar, emperador; del castellano miento, relativo al verbo mentir; y del alemán y castellano conjunción apocopética de angst —angustia— y (BEEP) —trasero—). Emperador de mentira (cuántas veces el Estado no ha tenido que salvarlo de sus quiebras) al que le importan un (BEEP) las angustias de la gente.

Valencia Cossio (familia) (Del castellano
valen —figurado, son alguien, existen en tanto que—, y cia —compañía—; del francés cause, causa, y del italiano io, yo). Son lo que son porque siempre han actuado en gavilla para defender sus causas personales.

Yamid Amat. (Del castellano ya, exclamación imperativa que exige inmediatez; mida, imperativo del verbo medir, relativo a una medición; y del francés math, contracción de uso generalizado de la palabra mathématiques, matemáticas). La inmediatez, la chiva, la noticia sin contexto marca rating y eso está demostrado matemáticamente.



(*) Descubrimiento de Jorge Arias de Greiff que, de paso, le dio origen a este diccionario

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.