Esta es la de los más runchos, la preferida por los más caseros. Es una champaña afrutada y "vivaz", elaborada con uva Pinot Noir, rigurosamente seleccionada, que le da, según los enólogos, una "gran amplitud y brillantez". Es ideal para acompañar platos sencillos y caseros como un buen cordero al horno o un cochinillo con tomates o berenjena espolvoreada con tomillo, que los deje a todos privados en esta Navidad o fin de año.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.