Una cabalgata por Rionegro sin uno que otro guaro en la sangre de los jinetes no es cabalgata. Una noche de despecho en una fonda sin ahogar las penas en copas sucesivas de aguardiente no vale un centavo y una bandeja paisa sin un toque final de anís para cortar la grasa, además de una bomba, es un sacrilegio. El aguardiente, agua de vida, agua bendita o agua que los pájaros no beben, como también lo llaman, es un destilado de uvas, cereales, semillas como el centeno y la cebada, de frutas o de anís, que como esos paisas que no se varan y con los que uno se tropieza en cualquier rincón del mundo vendiendo arepas, se encuentra en casi todos los países. En Brasil con el nombre de cachaza, en España como chichón, en Turquía como raki, en Rusia como kummel y en Grecia como ouzo o douzico. Por eso el guaro parece un amigo errante que va dejando hijos por donde quiera que pasa.
Cuentan que llegó a América como un trueque de vicios. Colón se llevó el tabaco y a cambio les trajo a los indígenas en su segundo viaje un líquido agridulce que a los indios les recordó la palabra quechua guarapo y que luego derivó en el aguardientico antioqueño de anís y de graduaciones alcohólicas desde los 29 grados. Ese mismo que calienta las entrañas cuando de un golpe lo bebemos, al clima o helado, solo o acompañado con trozos de coco, uchuvas, limón, naranja, entre sorbos de cerveza y hasta con aguapanela en el tradicional canelazo cachaco. El guaro calienta el alma y los afectos. Prende de verdad. No en vano, el emperador Carlomagno mandó cultivar anís, por allá en el año 812, sabiendo que su nombre venía del griego anisemi, que significa excitar. El guaro fue mal visto en un tiempo e incluso, en un momento lleno de prohibiciones y represiones, acusado injustamente de promover con sus efectos actos delictivos e inmorales como el homicidio, el hurto y el estupro, un delito al que definían popularmente como "el acto de prometer para meter y, después de haber metido, olvidar lo prometido". Hoy en día es para los paisas y el resto de Colombia como el vodka para los rusos o el whisky para los escoceses. Nuestro orgullo etílico y el combustible cristalino de cualquier rumba que se respete.

PROHÍBASE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD Y MUJERES EMBARAZADAS. Ley 124 de 1994. EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD. Ley 30 de 1986.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.