Nunca se debe enfriar un vino por debajo de los 18°C, porque a esa temperatura se aprecia más el alcohol que los congéneres que vienen con él.

- Trate de no enfriar el vino blanco en la nevera. Lo mejor es enfriarlo en una cubitera con diez cubos grandes de hielo.

- Los únicos vinos que se sirven en cestillo portabotellas son los tintos añejos.

- Al extraer los corchos procure no rebullir el vino.

- Los sedimentos no indican que el vino está dañado sino que está en un proceso benéfico de segunda fermentación.

- Tampoco está dañado si aparece un perlaje en la superficie. Ello indica que los ácidos málicos se están transformando en ácidos málticos.

- Nunca tome un licor o un vino antes de olerlo. Tomar es una experiencia conjunta entre aroma y sabor.

- No es conveniente tomar licores de alto contenido alcohólico antes de tomar vino.

- Las comidas fuertes siempre deben ir acompañadas por un vino de carácter, mientras las comidas ligeras deben ir acompañadas por vinos suaves.

- Si por alguna razón vale la pena guardar un vino, hágalo en un lugar fresco (entre 9° y 11°C), que no cambie bruscamente de temperatura, oscuro y sin ruidos.

- Siempre guarde las botellas de vino acostadas, para que el corcho permanezca dilatado y selle el pico de la botella, de manera que no entre aire y oxide el vino.

- Cuando sirva vinos, use siempre manteles blancos. El vino rosé es la excepción, pues admite manteles rosa pálido o amarillos.

- No acompañe con vino las ensaladas con alto contenido de vinagre.

- Es muy difícil encontrar un vino que acompañe bien las alcachofas, pues estas tienen un sabor astringente que bloquea las papilas gustativas.

- Nunca utilice copas de colores.

- Nunca lave las copas con detergentes aromatizados.

- Nunca llene las copas. Las de tinto deben estar justo por debajo de la mitad y las de blanco se deben llenar tan sólo un tercio.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.