Un inglés, un alemán, un ruso, un austriaco y un gringo se reúnen en un pub en el centro de Londres para resolver, de una vez por todas, cuál es la cerveza más fuerte que existe en el mundo. El inglés destapa la suya y dice que su cerveza es la mejor, pues es capaz de enloquecer a cualquier hoolingan. El alemán, por su parte, bebe un sorbo de la suya y asegura que las mejores cervezas que hay en el mundo son las de su país; de ahí que los festivales de cerveza de Alemania sean los más famosos del planeta: siempre hay borrachera asegurada. El austriaco afirma que la cerveza que tiene en su mano es TNT puro; bebe, eructa, y guarda silencio. Finalmente, el ruso remata explicando que como la suya no hay otra: se la ‘sopla’ de un sorbo, y ya. Al cabo de un rato, ya ‘chapetones’ y medio ‘embuchados’, concluyen: nada mejor que una cerveza negra. Y es que, determinar cuál cerveza es mejor que otra, no es fácil. Por esta razón decidimos investigar. Y nos armamos de las mejores cervezas negras que hay en el mundo, nos las tomamos todas casi de un sorbo y sacamos nuestra propia conclusión: no hay que hacer investigación de campo en materia de cervezas porque la borrachera puede ser inmarcesible. De hecho, no sabemos muy bien si nos bebimos ‘una negra’ o si nos ‘comimos’ a la negra. Estos son los resultados de las siete mejores cervezas negras para nosotros:

EKU Alemania Nivel de alcohol: 11,2 % Tómese: 4 ¡11,2 grados de alcohol! Las cervezas nacionales apenas llegan hasta cinco y hay qué ver las soberanas borracheras que han tenido los buenos tomadores de cerveza en nuestro país. Con casi 130 años de historia, amaltada y algo dulce, la EKU es la mismísima Gestapo pasando por la garganta. ¡Fir!











URBOCK 23 Austria Nivel de alcohol 9,6 % tómese: 5 Después de 5 cervezas, la conclusión es obvia: ningún músico clásico hubiera podido crear ninguna sinfonía acompañado por la Urbock 23. Desde 1681, esta cerveza ha servido para que la vida sea amarga. Seca después del primer sorbo, la Urbock 23 es TNT con tradición. Posible guayabo explosivo al otro día.
















KöSTRITZER Alemania Nivel de alcohol 9,6% Tómese: 7 Envasada bajo la medida de ‘una pinta’, es decir, 500 ml., la Köstritzer ha sido una vieja compañera de los tomadores de cerveza: desde 1543 anda embuchando panzas alemanas. Sin ser amarga, consigue que el paladar reconozca la cebada fermentada. Pruebe y comente con el que sea.












RASPUTIN Rusia Nivel de alcohol 8.9 % Tómese : 7 La imagen enigmática de Rasputín lo podría decir todo. Y es que recuerde que Rasputín no sólo puso en jaque a los zares sino que, borracho y casi envenenado con arsénico, soportó casi todos los atentados contra su vida. Haga cuentas y mida el alcance que puede llegar a tener esta cerveza. Si se siente Ras-putín, ¡hágale!












ANCHOR STEAM BEER San Francisco Nivel de alcohol: 7.8% Tómese: 8 De las cervezas preparadas con malta, esta es la que más difícil pasa por la garganta. Dulce y seca a la vez, se ha hecho famosa por ser una de las “más pequeñas y más tradicionales bebidas en el mundo”. Famosa desde 1896. ¡Entre gustos no hay disgustos!












BASS Inglaterra Tómese: 8 Similar en su sabor a la Guinness, esta cerveza nació en 1777, en la Edad Media, en el pueblo Burton–onTrent. Como fue la última cerveza que decidimos probar para escribir este artículo, no hay muchos recuerdos acerca de su eficacia a la hora de tumbar a un bebedor de cerveza. Sabemos, eso sí, que hacer reportería sobre cervezas negras nos quedó gustando. ¡Salud!












GUINNESS Canadá Nivel de alcohol: 8.5% Tómese: 8 La recomendada. No por nada ha sido reconocida en más de 150 países. Con más de 440 años de historia, esta cerveza es traicionera. Aunque al comienzo pasaría como cualquier cerveza ligera no hay que confiarse. Si decide tomar en forma, que su borrachera al menos ingresé al libro de los Guinness Records.





,

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.