Freixenet y trucha

Este espumoso español tipo Cava, por su sequedad y la suavidad de sus burbujas, combina muy bien con frutos de mar y con la trucha y el limón que se les suele echar a estos platos. Con carne no cuadra, pues se forma una película de grasa en la boca y se necesita un vino con más taninos que no se pierda en ese sabor fuerte. Los vinos espumosos dulces son para los postres.
 
Sauvignon Blanc y mejillones

Los viñedos de esta cepa Floresta de Santa Rita están en el Valle de Leyda, justo a orillas del mar, lo que le da una frescura perfecta para acompañarlo con mejillones frescos provenzal. También puede maridarse con carnes blancas, ostiones a la mantequilla, jaibas, centollas, pastas con pesto y pescados aderezados con especias, pues no opacan su sabor.

Cerveza Peroni y ceviche

Los espárragos, las alcachofas, el picante y los condimentos saturan mucho la boca de sabor y son difíciles de mezclar con vino. Por eso, muchos los mezclan con cervezas que absorban su sabor fuerte. Un ceviche de langostinos con mango medio maduro y limón, como este, también es complicado de combinar con cualquier vino. La gran sequedad de una cerveza como la Peroni prepara la boca para recibir ese shot cítrico.

Cabernet Syrah y carne

Este Floresta es otro vino vigoroso, con taninos altos que protege la boca de los sabores fuertes. Es del 2002, viene de una cepa antigua argentina y dura quince meses en barrica. Por todo eso, es ideal para acompañar un lomo de res en salsa bordeaux como el de este plato. Con quesos maduros y carnes rojas con salsa de pimienta tampoco se deja opacar, sino que sale airoso de ese mariage etílico.

Terraza de los Andes

Syrah y cordero

Es uno de los mejores syrah, un vino reserva complejo del 2004 y aterciopelado que recubre muy bien la boca y que al ser tan alto en taninos es tan fuerte como el sabor del cordero al romero de este plato. La carne de cordero es almizclada, tiene condimentos muy fuertes y por eso requiere de un vino con cuerpo que adormile un poco las papilas gustativas. 
 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.