Lucas de Biase llegó a Colombia en medio de un viaje por Latinoamérica, pero al conocer las playas cartageneras cometió el pecado del viajero y decidió quedarse. Por eso es que si usted ha ido a Cartagena y la cara de este napolitano de 24 años se le hace conocida, no se le debe hacer extraño. Él es el barman del segundo Hard Rock Café del país, en el que ha hecho su esfuerzo para hacer de los cocteles un fiel compañero de la rumba colombiana, más allá de la cerveza y los tragos puros. Su firma cuando está detrás de la barra es el coctel Sex on the Beach, que se ha convertido en su especialidad remplazándole la granadina por jugo de arándano. Su música favorita es el house y en la pantalla grande prefiere las películas de acción. Es además hincha del fútbol y ya en Cartagena se le ha medido a un par de partidos playeros en los que descubrió que uno de los fuertes colombianos en este deporte es la falta. Tiene un hijo, Lucas Mateo, de un año; y su próximo proyecto, que es como si fuera otro retoño más, se llamará Rugula y se trata de un restaurante de comida fusión que abrirá sus puertas en Manga.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.