La ley de Herodes

Definición: sátira despiadada, pero repetitiva.
La historia: Juan Vargas, el encargado de un basurero del PRI, es elegido como alcalde de un pueblo mexicano perdido en el desierto. Pronto, desesperanzado, asume las leyes de la corrupción, el desarraigo y el poder.
Qué es: una sátira descarnada que insiste demasiado, quizás, en los chistes sobre la corrupción y el machismo. Decepciona como historia, pero no como alegato político. Sorprende su calidad artística, su estupenda factura técnica y el nivel de sus actuaciones.
Zoom: a un sorprendente final. Es cierto: en México intentaron boicotearla y censurarla, pero al final ganó diez premios Ariel, de la Academia Mejicana de Artes y Ciencias, incluidos los de mejor película, director y actor.

Una pareja explosiva 2

Definición: policíaca confusa, pero con escenas divertidas.
La historia: los inspectores Carter y Lee deben interrumpir sus vacaciones en Hong Kong cuando dos agentes de aduanas son asesinados dentro de la embajada americana. Las pistas conducen a Ricky Tan, un ex policía que controla una poderosa mafia y sabe todo sobre la muerte del padre de Lee.
Qué es: la segunda entrega de las aventuras de Carter y Lee, ese cruce entre las historias de Terence Hill y Bud Spencer y la serie de Arma mortal. Aprovecha totalmente el humor astuto y chillón de Chris Tucker y la inocencia y el deslumbrante talento para las artes marciales de Jackie Chan. Los personajes femeninos funcionan a medias. La historia tarda en aclararse, pero al final alcanza a divertir.
Zoom: a la bomba en la boca de Jackie Chan.
Es cierto: en Estados Unidos ha recaudado, en sólo ocho semanas, 215 millones de dólares. Es, después de Shrek, la película más taquillera del año. Van a hacer la tercera.

Animal

Definición:
un buen comediante atrapado en lo vulgar.
La historia: Marvin Mange es un tonto, un cero a la izquierda que pretende ser agente de policía. Cuando sufre un horrible accidente, y un científico loco le salva la vida haciéndole implantes de varios órganos de animales, su vida laboral, emocional y sexual se ve alterada por completo.
Qué es: la película que cuando uno tiene 13 años considera la mejor que ha visto en su vida, pero un par de años después niega haberla disfrutado. Un Condorito, una comedia burda con un par de escenas que jamás reconoceremos que nos mataron de la risa.
Zoom: a Adam Sandler, al final, en el papel del líder de los linchadores.
Es cierto: Rob Schneider se hizo famoso en Saturday Night Live y se volvió un fenómeno sociológico gracias al éxito de Gigoló.

Corazón de caballero

Definición:
superación medieval explicada a los jóvenes.
La historia: en el siglo XIV, en Europa, el plebeyo William Tatcher quiere ser un caballero. A pesar del odio del conde Adhemar, y gracias a sus amigos, a una misteriosa doncella y a su talento natural para los violentos torneos medievales, parece ir por el camino indicado.
Qué es: una película emocionante, bien hecha, y sí, llena de lugares comunes, que molestará un poco a los medievalistas, pero divertirá enormemente a los jóvenes y enamorará a las niñas de colegio. Lo arriesga todo para poner al día los tiempos de caballeros y princesas, y hará sentir cercanos, en la línea de Para siempre, a los hombres de esos tiempos. No debe confundir: no contiene, para nada, los ideales caballerescos. Es una película divertida: hay que sentarse y disfrutarla como una atracción en Disneyworld.
Zoom: a las escenas rockeras de los torneos.
Es cierto: el público medieval canta, al comienzo, We Will Rock You. Brian Helgeland, el director, ganó un Óscar por su guión de Los Angeles al desnudo.

El diario de Bridget Jones

Es la comedia del año. Deprime, divierte y se convierte, de inmediato, en una de nuestras películas favoritas. No es una obra maestra ni nada –en ningún momento pretende serlo-, pero consigue exactamente lo que se propone: retratar a una mujer londinense que le teme profundamente a la soledad, a la llegada de sus 30 años, a no encontrar, jamás, a un hombre que la quiera torpe y pasada de kilos.

Es un diario. Fue escrito por Helen Fielding primero como una columna, después como una novela y, ahora, gracias a la evidente ayuda del guionista de Cuatro matrimonios y un entierro y Notting Hill, como una estupenda película que recoge, una a una, nuestras debilidades a la hora de ser hijos, padres, amigos, trabajadores y enamorados. El año de Bridget Jones, atrapada entre el trago, los calzones de abuelita, los disfraces de conejita, tres amigos de antología y, sobre todo, entre el supuesto amor de Daniel Cleaver, su jefe astuto y atractivo, y la supuesta indiferencia de Mark Darcy, el insípido hijo de un amigo de sus padres, es un año que desde ahora será inolvidable.

Pausa en: la escena en la que Bridget canta, en piyama, All by Myself; la breve aparición de Salman Rushdie; la actuación de un Hugh Grant que, poco a poco, se deshace de él mismo.
El futuro: desde ya se espera que Renée Zellweger, que en la actualidad filma Chicago con Catherine Zeta-Jones, sea nominada al premio Oscar por su estupenda actuación, que incluye un acertado acento británico y varios kilos de más. La película ha recaudado 196 millones de dólares. Sobrepasará, sin duda, el límite de los 200.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.