De­fi­ni­ción: descenso a los infiernos puramente cinematográfico.
La his­to­ria: el magnate Howard Hughes (Leonardo DiCaprio), célebre fabricante de aviones, millonario con pretenciones de director de cine, conquistador de las más glamorosas actrices de Hollywood, perdió la razón cuando parecía imposible que perdiera algo: sucedió en la realidad, en los Estados Unidos de siempre, en un planeta que trataba de recuperarse de dos guerras mundiales.
Qué es: una de esas maravillosas películas "por encargo" (ver Cabo de miedo, El color del dinero o Después de las horas) que Martin Scorsese termina por convertir en conmovedoras autobiografías disfrazadas.
Zoom a: las escenas en el aire, la estupenda actuación de la australiana Cate Blanchett, la genial fotografía que recrea los tonos del cine de cada década.
Es cierto: DiCaprio le pidió a Scorsese que dirigiera la película cuando Michael Mann, autor de Colateral, se dio cuenta de que solo le iba a quedar el tiempo para producirla.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.