Leitmotiv
Canadá
Sugerida para espectadores que nacieron en la era del video. Retazos de películas armados para su exhibición en grandes pantallas, juegos de sombras, tecnología multimedia al servicio de la plástica y música en vivo interpretada por la mezzosoprano Noella (sí, ella) Huet. Los canadienses echaron la casa por la ventana y la piensan reedificar en tierra colombiana. La obra, por si fuera poca tanta locura, está basada en una pieza de rock original de Michel Robidpux, a quien poco conocemos en estos predios. ¡Que sea un motivo, un leitmotiv!
 
Lo que los peces disfrutan
Israel
Lo que los peces disfrutan… ¿El agua? Quizás. Lo único seguro es que como peces en el agua se sienten todos los integrantes de la compañía israelí Vértigo. Hay muchas curvas y cavidades sobre las tablas, pero también un concepto que no puede limitarse a la simple exhibición del cuerpo humano. Amor, pasión, pecado, traición y odio, las líneas argumentales básicas de Vértigo. El responsable de la obra es Noa Werthein, condecorado no hace mucho por el Ministerio de Cultura de Israel. De primera.
 
Dime que soy bella
ITALIA
La historia es de una simpleza magnética: protegida por los muros de su palacete, una pobre niña rica dedica tiempo y energías a desmenuzar con avidez el mundo de los hombres. La compañía italiana de danza La Corte Sconta responde por esta pieza repleta de saltos, giros hipnóticos, ondas de manos y evidente audacia escénica. Cada presentación incluye un video de acompañamiento tan original como la música y el baile. Sobre tablas, mucha bota… ¡itálica!
 
Piel y Cemento
COLOMBIA
La compañía Luna Lunar está dispuesta a que ninguno de los asistentes al Festival Iberoamericano descubra dónde y cómo tienen sus lunares los actores de Piel y Cemento. Cada centímetro del cuerpo lo llevarán cubierto por pinturas que garantizan cambios en el volumen y dimensión de las carnes. Tres actrices y dos actores se le miden al reto grande de hacer teatro disfrazados de naturaleza, “tejiendo diálogos coreográficos que atrapan el espacio”. ¿Cómo es la cosa?
 
Boris Godunov
GRAN BRETAÑA/RUSIA

Declan Donnellan, el hombre que estuvo al frente de La duquesa de Malfi en la versión 1996 del Iberoamericano, regresa un lustro después dirigiendo este montaje del clásico de Alexander Pushkin. Usted puede quedarse tranquilo en la butaca, pero sepa que Donnellan ha dispuesto pasarela y piscina en el escenario. Algún espectador terminará aceptando la invitación de los actores para un chapuzón y así disfrutar como se debe toda la ‘profundidad’ de Pushkin.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.