Cuando me pongo a pensar en cómo empezó todo, llego a la conclusión que haber conocido a Philip Knight en 1970 fue tan oportuno como estar en el lugar adecuado, en el momento justo. Y la historia de cómo lo conocí es bastante sorprendente. Él era profesor de Portland State University y yo era estudiante de diseño. Un día yo estaba sentada en el corredor del edificio de arte, trabajando con una compañera en un ejercicio artístico de perspectiva y convergencia. Mientras hacíamos la tarea conversábamos, y en un determinado momento ella me preguntó si yo iba a matricularme en clases de pintura al óleo, a lo cual le respondí que no, pues la clase era muy cara y no tenía cómo pagarla. Mucha gente estaba pasando al lado nuestro, pero nunca me di cuenta de que Phil Knight pasó frente a nosotras, justo cuando yo le explicaba a mi amiga la razón por la cual no tomaría esas clases. Diez minutos después, un hombre vestido con un traje azul oscuro se nos acercó y me dijo: "Escuché que no puede pagarse las clases de pintura al óleo" (¿quién es usted y cómo sabe eso, pensé). Inmediatamente, el hombre se presentó y me dijo que él trabajaba para Tiger Shoes, que unos ejecutivos japoneses venían al país y que necesitaba ayuda para hacer unas tablas y unas gráficas, y que me pagaría dos dólares por hora. Teniendo en cuenta que yo era una estudiante con un presupuesto muy limitado, la respuesta era apenas obvia. Acepté y así es como empezó mi historia.

Comencé diseñando pequeñas piezas publicitarias para BRS (Blue Ribbon Sports), la compañía que Phil Knight fundó cuando representaba a Tiger Shoes. Un día cualquiera él se me acercó y me preguntó si a mí me interesaba trabajar en el diseño de un logotipo para un zapato. Él estaba teniendo muchos problemas con el control del inventario en su empresa original y tener su propia marca de zapatos le ayudaría bastante. Obviamente me sentí complacida: ¡A qué estudiante de diseño no le gustaría tener una oportunidad como esta, y encima de ello sin competencia alguna!

Entonces, me puse a dibujar varios diseños para zapatos. El plazo de entrega del logotipo se aproximaba y había que tomar una decisión. Finalmente, Phil escogió el mismo dibujo de Nike de la actualidad. Apenas se decidió por él, Phil dijo: "No me encanta, pero me irá gustando". Debo aclarar que por la siguiente historia, yo he sido motivo de varias preguntas en programas de televisión como Jeopardy Game Show y en algunas estaciones de radio.

Cuando se definió el dibujo que identificaría la marca de Phil, me pregunté cómo le iba a cobrar por mis diseños, así que pensé que solamente le cobraría por el dibujo que él escogió, y treinta y cinco dólares fue lo que pedí. En todo caso es importante mencionar que aún me faltaba mucho por aprender. Diez años después, cuando la compañía se hizo pública, Nike me organizó una recepción en la que me regalaron una argolla de oro con la forma del swoosh y un diamante incrustado. Phil me entregó dos certificados en sobre sellado; uno me distinguía como propietaria de una determinada cantidad de acciones de Nike y el otro decía que yo era la responsable, de ese momento en adelante, por los reclamos de garantía y los zapatos defectuosos. Phil es un gran hombre, muy leal y con un gran sentido del humor. Nike me había pagado treinta y cinco dólares, así que todo estaba bien y Phil no tenía nada más que hacer y, sin embargo, lo hizo. Definitivamente me había pagado demasiado bien por mi trabajo.

Jeff Johnson, del departamento de Investigación y Desarrollo, sugirió el nombre de Nike inspirado en el nombre de la diosa alada griega de la victoria, Nike of Samothrace. Tengo entendido que después de que Phil estuvo de acuerdo con la escogencia del nombre, Jeff también escuchó las palabras "no me encanta, pero me irá gustando". Un material llamado swoosh fibre (fibra de swoosh) fue utilizado en algunos zapatos de atletismo, pero nadie puede recordar cómo o cuándo swoosh se convirtió en el nombre del logo.

Seguí diseñando afiches, brochures y catálogos para Nike y lo disfruté mucho, pero con todo el entrenamiento de diseño que tuve, me fue haciendo falta la experiencia práctica de saber cómo cada diseño era alistado en las empresas de impresión. Mientras trabajaba para Nike, los tipógrafos y los agentes de impresión fueron grandes tutores para mí. ¡Entonces empecé a recibir recomendaciones laborales de mis propios tutores! Qué cosa tan maravillosa. Yo siempre he creído en la publicidad, pero venderme a mí misma hubiera sido muy difícil. Definitivamente es mucho más agradable cuando la gente viene hacia ti.

Siempre fui una diseñadora freelance con mi propio estudio y Nike creció mucho, así que después de unos años, seguimos creciendo el uno del otro. Yo quería quedarme en mi estudio de diseño y las agencias de Madison Avenue tocaban las puertas de Nike.

Nike es una compañía con mucha clase y de la cual me siento orgullosa de estar asociada. También me siento orgullosa de que sea una empleadora progresiva, que se preocupe por la niñez y los programas de interés social y promueva actos de caridad. Su misión es llegar a ser un modelo de un negocio de bien, trabajando para mejorar las condiciones laborarles alrededor del mundo y ser amigable con el planeta, reciclando (usan las suelas de sus zapatos en pistas y parques infantiles) y también materiales biodegradables. También me hace sentir feliz el hecho de que apoyen programas para que todas las personas del mundo estén en forma.

Después de veinticinco años me retiré, pero nunca olvidaré cómo empecé en este proceso.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.