En los años setenta el sector automotor estaba en un momento muy particular: había un receso en la demanda y el carro ideal para los colombianos era el típico carro americano, que se caracterizaba por ser grande, sólido y potente. En este contexto, dos marcas irrumpieron en el mercado: Chrysler-Colmotores lo hizo con Simca y Sofasa-Renault con el recordado Renault 4, que era un carro frágil, nada bonito pero sí útil. El problema era que lo miraban con desdén por su mismo diseño.

La estrategia entonces era demostrar que a pesar de ser un carro atípico para el gusto del momento, el Renault 4 era confiable, cosa que se demostró cuando los hermanos Álvaro y Carlos Arturo Arango lo inscribieron en un campeonato nacional de rally y ganaron. Casi simultáneamente vino una campaña impresa, donde el carro salía en las zonas más agrestes del país. Estuvo en La Guajira, en los Llanos Orientales y en Las Lajas para que la gente se diera cuenta de que a pesar de su apariencia delicada y su tamaño, era un carro "guerrero". Como no era muy bonito, había que convertirlo en un carro simpático. Así las cosas, Germán Díaz y yo supimos que era necesario hacer un comercial animado. Fue entonces cuando contactamos a Nelson Ramírez, destacado animador, para que realizara el célebre comercial donde una familia pasea por toda Colombia en un día y, al caer la noche, terminan felices en la orilla del mar. Germán escribió la letra del jingle y un brasileño compuso la música. Nos demoramos aproximadamente un mes en hacerlo. El éxito fue tal, que no solo duró tres años al aire, sino que también se mereció un editorial en El Tiempo. Y todo esto, en apenas un año (de 1975 a 1976), fue la consecuencia de la imagen que se quería dar: la de un carro que lo podía llevar a todas partes sin dejarlo tirado. El éxito se debió, en gran medida, a que logramos trabajar el top of heart —muy distinto al top of mind—, que consiste en imprimirle a una campaña calidez, y lograr que la gente se enamore de un producto. Me enorgullece que la gente todavía se acuerde de "su amigo fiel".

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.