Si la banda Gorillaz decidiera presentarse en Latinoamérica las luces del escenario no serían un problema. Tampoco importarían la escasez de limosinas gigantescas ni las decenas de cajas de agua y comida importada que otras celebridades rockeras exigen antes de pisar territorio suramericano. A diferencia de esos otros ‘grandes’ nombres de la escena musical, un concierto de la banda inglesa Gorillaz no requeriría nada distinto a un excelente sistema de sonido, un videobeam y una pantalla gigante. ¿La razón? Fácil. A pesar de contar con dos sencillos en el top 20 de Inglaterra y Estados Unidos, y de haber ganado dos premios Dancestar 2001, los Gorillaz son una caricatura. Una encantadora, exitosa, musical y vendedora caricatura de la música pop del siglo XXI.
A pesar de ser músicos internacionalmente reconocidos, los Gorillaz se han desprendido de sus personalidades y han asumido un papel de dibujo animado diseñado en clusiva por Jamie Hewlett, el creador del cómic inglés Tankgirl (algo así como si Soda Stereo o los Aterciopelados hubieran decidido, hace un par de años, ocultar sus rostros famosos detrás de los trazos de Quino o Fontanarrosa para que el mundo entero los conociera por ser una simple historieta).
Dejando atrás bandas como Blur, Cibo Matto o Primal Scream, los primates rockeros de esta banda hipnótica han decidido ser tan reales como el boogie camuflado que adorna la portada de su disco debut. Y la
verdad, no es que se les pueda culpar; en un momento en el que la mayoría de los iconos
del pop parecerían verdaderas caricaturas,
cualquiera de las creaciones de Hewlett constituye una estrella de rock mucho más interesante y verosímil que las de carne y hueso.
Pregunta: ¿cómo se forma Gorillaz? Respuesta: aunque podría pensarse que la banda surgió de una alianza entre el cantante de Blur, Damon Albarn, otras estrellas de rock y el caricaturista Jamie Hewlett, la verdad es que la creación de Gorillaz no es otra cosa que una repercusión de la ilimitada irresponsabilidad de Murdoc, su bajista metalero.
Si bien la historia es un poco más larga y compleja (ver www.gorillaz.com) la verdad es que palabras más, palabras menos, todos y cada uno de los pasos de la formación del grupo se deben a la esquizofrenia de Murdoc, pues fue él —y no Albarn— quien a punta de estrellones y golpes se las ingenió para transformar a Stu Pot, ejemplar organista de una tienda de instrumentos, en el tímido y farmacodependiente cantante pop que hoy toca extrañamente los teclados de Gorillaz bajo el nombre de ‘2d’.
Después de esto, fue nuevamente Murdoc —y no Hewlett— quien, fascinado con el cuento de los espíritus pandilleros que supuestamente vivían dentro del baterista neoyorquino Russel, lo contrató para hacer la percusión de Gorillaz. Para terminar, si bien era imposible prever que en respuesta a un aviso clasificado llegaría una niña de 10 años embutida entre un paquete de Fedex proveniente de Osaka, la responsabilidad de la llegada de la guitarrista Noodle recayó nuevamente sobre Murdoc. Después de 35 años de incendiar gatos, Murdoc debió saber que recurrir a la sección de ‘Se busca’ —en la revista
inglesa NME— lo exponía a cualquier cosa.

Todo vale
La fórmula que hasta el momento le ha funcionado a la perfección a los Gorillaz es la sorpresa. Hacer las cosas de manera inesperada. Ir más allá de lo obvio. En síntesis, arriesgarse.
Como si el hecho de ser una caricatura los eximiera de cualquier parámetro, los integrantes de la banda sienten que tienen licencia para hacer lo que se les venga en gana. Nada es imposible, y por eso todas las acciones de Gorillaz confirman que es un proyecto en el que todo vale, desde invitar al legendario cantante cubano Ibrahim Ferrer para que aparezca en un disco repleto de ‘sampleados’, hasta mezclar rap con punk y con reggae con el virtuosismo de quien quiere reventar los listados en cualquier lugar del mundo.
Todo vale. Vale que mientras Russel afirma para la revista británica Smashhits que lo que quieren los Gorillaz es devolver al pop su integridad perdida, su álbum se ubique entre los primeros cinco junto a N’Sync. Vale que Murdoc se burle de Eminem por “ser demasiado comercial” y mientras tanto Noodle se deleite saboreando el peor de los discos de su héroe Richie Sambora, de Bon Jovi. Todo vale.
Por eso, mientras sus discos se agotan desde Bogotá hasta Amsterdan, y el video de su canción 19/2000 continúa escalando posiciones en MTV o MCM, los Gorillaz sienten que su música está a la altura, sino por encima, de cualquier otra nueva agrupación europea. De ahí que ellos fueran los encargados de cerrar la más reciente edición del festival de Glastonbury tras la presentación de bandas como Travis, R.E.M., Stereophonics, The Cure y Basement Jaxx. Los Gorillaz han llegado y los reyes de la
selva del rock y el pop ya lo saben.
Sin embargo, el festival de Glastonbury no es ni será el último lugar en el que todo valga. Desde Estados Unidos hasta la Patagonia, el concepto detrás de Gorillaz es algo revolucionario e irreverente que amenaza con dejar huella. La mezcla de ritmos en su música, lo enigmático de sus integrantes y su propuesta audiovisual se conjugan en algo supremamente bien pensado que pone en jaque una industria musical en la que los productos y los
rostros importan más que el talento.
La refrescante propuesta de Gorillaz, así como la, hasta ahora, inexplorada posibilidad de dar conciertos de una manera virtual son la confirmación de que el futuro se acerca. Ya lo canta ‘2d’ en uno de los coros de la canción Clint Eastwood: …The future Is coming on… is coming on….

METIDOS EN EL CUENTO
Si bien Gorillaz es la primera banda verdaderamente animada, otros grandes de la música ya habían apelado al cómic para hacer sus videos.

RADIOHEAD
En 1997 la inclusión de Robi como protagonista del video de Paronoid Android abrió con broche de oro el lanzamiento del álbum O.K. Computer.

KORN
En 1999, Korn sorprendió al mundo con Issues y el cómic jugó un papel crucial. La imagen del álbum giró en torno a esta niñita y su rayuela de tiza.

DAFT PUNK
Nada mejor que el ritmo electrónico y futurista de Daft Punk en pleno 2001 (One
More Time) para corroborar que el cómic está de moda.

MADONNA
La versión animada de Madonna en Music es un clarísimo referente de comienzo de milenio. La diva del pop demuestra que el cómic, puede ser sensual.

Los Archies
A pesar de que las diferencias entre Torombolo y Archie los hayan llevado a instancias legales, el sonido de los Archies es un clásico que perdurará por siempre.

websites
www.gorillaz.com
Desde lo impresionante del diseño hasta la posibilidad de obtener la música de la banda, los links de este site son una clara muestra de cómo el futuro se acerca ya, se acerca ya…

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.