La idea de hacer un desnudo en Colombia es osado, lo sé, pero más atrevido, para mí, es la indiferencia, y si uno vino al mundo con un mínimo de posibilidades lo menos que puede hacer es abrir bien los ojos y mirar al lado para ver quién necesita ayuda. ¿La manera? Cada quien que busque su mejor opción, la mía... mi capacidad de convocar y provocar si así se debe calificar. Pero cualquiera que haya sido mi medio fue lo necesariamente indispensable para cumplir mi objetivo. Es por esto que lanzo un grito a las mujeres que sufren de maltrato, no solo físico sino también psicológico y verbal, o simplemente a las mujeres que somos generadoras de vida responsables de hacer valer nuestra posición en el hogar. Busco hacer un llamado a la gente y, en general, a todos, porque esto es un ciclo vicioso que no se debe repetir más. No más indiferencia ni maltrato, no mas oídos sordos, ni brutas ciegas sordomudas, como dice Shakira en su canción. El maltrato no puede ser considerado una forma de amar ni mucho menos una condición de vida.

 De allí que la decisión de hacer un desnudo cobró sentido para mí. Casualmente, el mes que circuló la revista sucedieron varios hechos que permitieron abrirles los ojos a los medios y por fin lograr que una mujer hiciera público su caso sin sentir temor ni vergüenza de lanzar un grito de ayuda y solidaridad con aquellas que no logran denunciarlo por miedo a perder su posición económica o simplemente por temor a perder el bienestar para sus hijos.

La Fundación Carla Cristina, gracias al apoyo de todos los lectores de SoHo, recaudó 30 millones de pesos que harán posible un proyecto que se llamará Somos familia. La fundación cuenta con varios jardines infantiles ubicados en las zonas más pobres  de Medellín que se encargan de darles alimentación y educación a los niños en edad preescolar. Pero lo que yo quise fue montar un proyecto que trabajara directamente con las madres cabezas de hogar de estos niños. En principio, este proyecto tendrá un año y se hará con Casa de su Hijo, uno de los jardines de la fundación, ubicado en la vereda Granizal, municipio de Bello.

Tendrá como principal objetivo darles a las madres herramientas educativas y formativas que les permitan resolver sus dificultades familiares cotidianas de una forma clara y tranquila sin que deban recurrir a la agresión verbal o física, y la capacitación en un oficio o arte a las mujeres cabezas de familia que les facilite mejorar las condiciones económicas de su hogar.

Serán cien los niños beneficiados, pero estoy segura de que este número se multiplicará porque sus familias se encargarán de llevar este mensaje a sus otros familiares y amigos. Además, seguiremos trabajando en este proyecto para hacerlo más grande cada día. Esto representa la oportunidad para muchas personas de creer nuevamente en ellas, ser reconocidas por lo que son y, como tal, ser valoradas y tratadas con dignidad. Somos familia es un "no más" a la violencia intrafamiliar. Espero que me apoyen y pasen el mensaje... Gracias a todos.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.