Hay un tema recurrente en las reuniones de amigos: cómo encontrar ese negocio que los va a sacar de pobres. La gente saca ases de la manga: "¡Un restaurante! ¡Una fábrica de polímeros! ¿No ve que todo está empacado en plástico?". La respuesta puede ser muy sencilla. Así fue la de este par de despampanantes empresarias, Catalina Álvarez y Mariana Hinestroza: cogieron retazos de telas e hicieron vestidos de baño para venderles a sus amigas en las vacaciones. La cosa pegó, y mucho. Crearon la marca Agua Bendita, se metieron por completo en el negocio en diciembre de 2004 y lograron que sus diseños (vestidos de baño, prendedores, collares, gorras, aretes, pulseras, bolsos, camisetas y otros accesorios para veranear) estuvieran en los almacenes Pilatos de todo Colombia, con los de sus diseñadores favoritos: Girbaud y Custo Barcelona. Ya exportaron su marca a España, Chile y Estados Unidos, han realizado desfiles en importantes pasarelas y vendido por montones, aunque manteniendo ese estilo exótico, único y exclusivo que tiene cada uno de sus diseños. Ambas buscan seguir consolidándose como grandes empresarias, pero mientras una quiere llenarse de perros y gatos, la otra quiere llenarse de hijos. ¿Voluntarios? Adivinen cuál quiere qué...

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.