La destinataria natural de esta camiseta se llamaba Martha Sulay González. A sus 35 años, esta madre cabeza de familia falleció víctima de un cáncer de cuello uterino que le fue detectado en el sexto mes de embarazo, en 2005, y que pudo haber combatido si la ley le hubiera permitido abortar a tiempo. Hoy, después de que la mujer símbolo de la lucha por la despenalización del aborto en casos especiales ya no está más en el mundo de los mortales, Mónica Roa, directora de la organización Women's Link Worldwide, decidió poner a la venta las camisetas de batalla que ostentaron los defensores de la causa, incluida la de la foto, que pone de relieve la absurda sentencia de excomunión para las mujeres que aborten aun en casos de vida o muerte, y para los médicos que lleven a cabo el procedimiento. Por medio de la venta se busca conseguir una casa para las cuatro hijas de Martha Sulay. Hasta ahora han recolectado algo más de cuatro millones de pesos, es decir que hacen falta muchos más compradores. En la dirección info@womenslinkworldwide.org puede usted ordenar la suya. Se venden a partir de 50.000 pesos, pero hay quienes han pagado hasta 800.000 pesos en aras de ayudar. Es que la causa, definitivamente, lo amerita.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.