Agente Sabogal y agente Arias
Hace seis años, Mauricio Sabogal, publicista, 36 años, y Juan Carlos Arias, administrador de empresas, 37, se dieron cuenta de que Colombia necesitaba acercar más a sus modelos a los estándares internacionales. Se animaron con la idea, fundaron La Agencia y la idea les funcionó: hoy en día representan, entre muchos otros, a Juliana Galvis, Diana Hare, Ana Katalina Torres, Javier Jattin e Indhira Serrano. Lo primero que le dicen a un cliente es que el modelaje no es un hobby, que es una profesión muy dura. Aseguran que La Agencia se distingue del resto por su trato personalizado hacia los clientes y su constante búsqueda de nuevos rostros. Sueñan con representar a Karolina Kurkova y Mónica Belluci y con presentar a uno de sus rostros en la portada de Vogue (edición americana). Aunque ofertas no les han faltado, ninguno de ellos ha modelado en su vida. Lo suyo es ser agentes.
Fotografía: Miguel Lleras © 2005



La chica botánica

Hace unos diez años conoció a Lucho Garzón y no se imaginó que en octubre del año pasado la nombraría como directora del Jardín Botánico José Celestino Mutis de Bogotá. No era un favor político, sin duda. Esta ibaguereña, bióloga y química de la Universidad del Tolima, ha trabajado en organizaciones no gubernamentales, ha sido Secretaria General del Departamento del Tolima, asesora de educación ambiental y miembro de la junta del Jardín Botánico San Jorge. Pero todo eso es lo de menos. Lo que la hizo perfecta para el puesto fue la pasión por la tierra y las plantas que heredó de su madre, una campesina boyacense que emigró en la época de la violencia. Martha liliana perdomo dará de qué hablar con los 50 años del Jardín Botánico. Un libro de lujo, al que llamaron Libro de Oro, una estampilla conmemorativa, eventos académicos sobre lo divino y lo humano en biodiversidad, arborización y agricultura, otro libro con las memorias del Jardín y, como postre herbáceo, un congreso latinoamericano de jardines botánicos. ¿Se le puede pedir más a una rumba de aniversario?
Fotografía: Miguel Lleras. Asistente de fotografía: Andrés Cortés © 2005



Sokoloff es el centro

Ser directora cultural del Centro Colombo-Americano más que darle a Estefanía Sokoloff un espacio para trabajar le proporcionó toda una vida. Antes no tenía, o mejor, su trabajo como arquitecta graduada de la Universidad de los Andes no le dejaba tiempo para encargarse de lo verdaderamente importante. Por eso renunció a los planos y maquetas y se fue a Barcelona a estudiar crítica de arte y museografía, pasó por Nueva York, donde ejerció como curadora, y aterrizó en Bogotá con toda la disposición para impuslar el nuevo programa cultural del Colombo. Sokoloff quiere hacer de este lugar más que una galería un contenedor de arte, por eso su apuesta son los proyectos simultáneos con artistas de diferentes disciplinas. Cosa que la tiene radiante, además de contar con fines de semana para preparar cus-cus en todas sus presentaciones, escoger vino con la paciencia del caso y buscar un labrador. Esos tres elementos que no pueden faltar en su vida.
Fotografía: Felipe Londoño © 2005



De tal palo tal astilla
Todos quedamos felices con la buena nueva de que Alberto Casas compró la galería Diners, a la cual renombró galería Casas Riegner. La mujer de la foto, Inés Elvira Casas, es la directora comercial de este nuevo proyecto, que cuenta con el gran respaldo de lo que fue cuando era Diners y de lo que es hoy, en manos de un hombre que ha estado dedicado a la cultura desde siempre. Ella y su hermana Catalina, que vive en Nueva York y que fundó la ya desaparecida Casas Riegner de Miami, son las encargadas de hablarle al oído a su papá en todo lo que concierne a organizar exposiciones y participar en ferias de arte mundiales que de una u otra manera internacionalicen la galería. Inés Elvira es comunicadora de profesión, pero ha estudiado también fotografía e historia del arte y, aunque vivió en México casi diez años, está de vuelta para inaugurar Casas Reigner con bombos y platillos el 7 de abril, en una exposición de Danilo Dueñas y Nicolás Consuegra. Donde manda capitán no manda marinero. Pero si el marinero es hija del capitán.
Fotografía: Miguel Lleras © 2005

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.