A los 4 años, Juan Alberto González, mexicano del DF, hoy director de la región andina para Microsoft, usaba capa y cubría su rostro con un antifaz de Batman mientras manejaba un carrito booggie. Con solo 7 años entró a Pumitas, un equipo de fútbol americano infantil, y años después fue ala cerrada en un equipo de mayores, mientras estudiaba Ingeniería en cibernética. Allí, lesionó y fue lesionado. 400 kilos de rivales encima suyo le luxaron el hombro y lo llevaron al quirófano tres veces. Alberto tiene la oficina invadida de figuras de superhéroes y en la casa guarda una Baticaja con el logotipo, la máscara, la capa, las botas y el cinturón de Batman. Cada vez que la abre, sus tres niños (a uno de ellos le puso Bruno, como si el inconsciente le hubiera recordado la otra personalidad de Batman) creen tener como padre a un superhéroe. De alguna forma lo tienen. Alberto dice que de 44 millones de colombianos solo casi tres tienen acceso a un computador, y que para disminuir esa desigualdad y llevar a la gente de escasos recursos y con limitaciones físicas la tecnología y las oportunidades de relacionarse y aprender que ella permite, está trabajando en un proyecto de Microsoft para crear centros comunitarios totalmente equipados. A su manera, y a la nuestra, es un héroe.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.