Cuando José Gustavo Álvarez llegó a Frito Lay, un gran reto lo estaba esperando: relanzar las papas Margarita y modernizar su imagen. Y se le ocurrió que la mejor forma de hacerlo era ingeniándose una campaña chévere. Entonces se arriesgó a cambiar el clásico oso panda por el 'Pibe' Valderrama, con la certeza de que usando a una celebridad podría reinventarse su producto. ¿El resultado? Una publicidad de alto impacto que en tan solo un año logró la mejor recordación de imagen de toda la historia colombiana. Él, experto en consumo masivo, también quiso que las papas Margarita no se diferenciaran por sabores sino por conceptos. Por eso, están divididas en Dips, Margarita Fit y las Caseras, que son sus favoritas porque se parecen a las que se hacen en casa. Ahora que está próximo a hacer un MBA en Madrid y que hizo olvidar a aquel panda azul con sombrerito de chef, pretende volver a conquistar a todas aquellas mujeres que se habían desenamorado de la marca, dándole a cada una de ellas todo lo que se puede esperar de una buena papa.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.