Felipe Forero fue al entierro de un amigo a comienzos de los noventa. Al salir de la iglesia vio cómo un equipo de hinchas abrió el ataúd y le metió una camiseta del Santa Fe. De esa experiencia nació una telenovela. Felipe creó el personaje de Lucas, un hincha de fútbol furibundo, fracasado pero guerrero, y escribió 120 capítulos alrededor suyo. Al resultado, titulado Color esperanza, le otorgaron una de tres menciones especiales en el Concurso hispanoamericano de guión de telenovela con valores 2004. Felipe es comunicador social del Externado, escribió en la sección de la Guía y Bogotá de El Espectador y jugaba como delantero derecho en el equipo del colegio. Sus créditos incluyen guiones de Conjunto cerrado y No se le arrugue. Quiere venderle Color esperanza a una cadena colombiana. Ha ido pocas veces al estadio y sólo ve partidos de la selección Colombia.



Kasparov en Colombia


A los 42 años Garry Kasparov, más conocido como 'El ogro de Bakú', es una leyenda del ajedrez. Empezó a jugar a los cinco años y a los diecisiete ya era campeón en la Unión Soviética. Desde entonces, se dedicó a coleccionar triunfos: a los veintidós se convirtió en el campeón mundial más joven de la historia -después de vencer a Anatoly Karpov en uno de los juegos más espectaculares de la historia- y mantuvo este título por veinte años. No perdió un solo partido de ajedrez entre 1991 y el 2000, lo que le dio la fama de ser invencible. Hace un mes anunció su retiro prematuro, pero esto no significa que se quedará de brazos cruzados: entre sus proyectos a corto plazo se encuentran escribir una historia del ajedrez de dieciséis tomos, aprender otros idiomas (ya habla cinco) y derrocar al presidente Putin. Y como si fuera poco, estará en Colombia en mayo para dictar una conferencia sobre estrategias en Expogestión 2005.



Una mujer de alto vuelo


María Eugenia Rey pertenece a ochenta y cinco juntas directivas. Habla cinco idiomas: español, alemán, inglés, francés e italiano. Viaja una vez por semana, casi siempre a la Argentina. Llega a la oficina a las cuatro de la mañana para hablar con sus jefes españoles, por aquello de la diferencia horaria, y sale a las diez de la noche, con poco tiempo para dedicar a sus otras dos pasiones: la pintura y la cocina. Así se lo exige el cargo que estrenó el año pasado como gerente general de Aerolíneas Argentinas y de Air Plus Comet, ambas del grupo español Marsans, y así lo requirieron los preparativos para la llegada a Colombia, este mes, del único jumbo que vuela en nuestro país, un 747 de dos pisos de Air Plus, en el que 398 personas podrán ir y venir cada día de por medio, sin escalas, en tan solo diez horas, de Bogotá a Madrid. En muchos de esos vuelos irá ella, camino al trabajo.



En llave

Año 1995. Emilia Restrepo se interesa por una nueva tecnología en la que muy pocos creen: una red de informática que enlazará computadores de todo el mundo. Algo descabellado. No importa, funda Indexcol, el primer proveedor de internet de Colombia. A los pocos años, la empresa es un éxito, nacen tres hijos y Emilia se encarga de desarrollar estrategias de e-marketing para compañías como Coca-Cola y Nestlé. ¿Cómo celebra? Con banderitas (un vasito de tequila, uno de jugo de tomate y uno de limón). Con semejante hoja de vida, Felipe Mallarino, organizador y cerebro del II Congreso Latinoamericano de Publicistas Independientes (fue el primer sorprendido con el éxito de la primera versión), no dudó en reclutarla para que dictara una charla. A estos dos pesos pesados podrá encontrárselos de frente el 13 y 14 de mayo en el Gimnasio Moderno.



Buena esa, chino

Los chinos no comen cuento, comen novela. La Casa Editorial de la Literatura Popular China, la editorial más grande de ese país, le otorgó el premio a mejor novela en español de 2004 a Angosta, la última obra del escritor colombiano Héctor Abad Faciolince. El jurado consideró que la obra posee "el valor social y artístico que la acerca, por ejemplo, a Cien años de soledad. Además, Angosta refleja la vida contemporánea y sus contradicciones e injusticias". Abad estará en persona presentando el libro en Pekín a finales del año, cuando esté lista la traducción, y promete desde ya ensayar a comer arroz con palitos y no hablar más de la cuenta, como cierto personaje que visitó la China hace muy, muy poco.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.