La agencia de publicidad del momento se llama ADE. Su director creativo y fundador es Nacho Martínez, el tipo de la foto. Veterano de la publicidad, pasó por cargos directivos en agencias tan importantes con Thompson y Young and Rubicam, y luego fundó la suya. Pero para él estar en la dirección no significa sentarse en poltrona de cuero a delegar, sino meterse de cabeza en todas las campañas que pasan por las manos de su equipo, entre ellas la de Orbitel, Merk y Agrícola de Seguros. A sus 42 años, podría ser el ejemplar perfecto del burgués bohemio: amante de los puros, pero también del buceo; workaholic, pero nunca llega más temprano de las diez a trabajar, y buena vida, pero culto. Nacho es músico en sus tiempos libres (tiene una batería en la oficina para hacer jam sessions) y oye sinfonías a todo volumen para bañarse. El creador de las famosas Chicas Águila lee por estos días a William Ospina y a Castro Caycedo, venera al director de cine Michel Gondri y prefiere a los Stones por encima de los Beatles, toda la vida. Pésimo bailarín. Un bobo (bourgeois bohemian) de tiempo completo. Solo faltó que dijera que tiene una Range Rover.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.