El matriarcado existente entre el equipo de diseño de Americanino (Ariane Chavarriaga, Juliana López, Sara Montoya, María Clara Cadavid, Marcela Arévalo, Liliana Moreno, Paola López y María del Pilar González) es un ejemplo de convivencia digno de la más alta de las distinciones. Que no se hayan matado con esa condensación de estrógenos es un logro que merece un auditorio repleto y muchos aplausos. Los otros méritos: sacar adelante cuatro colecciones de ropa de vanguardia al año, contarse los problemas sin caer en el pánico (las historias propias de sus edades harían babear al creador de Aleida. Las chicas Americanino están entre los 25 y los 35 años), mantener la reconocida calidad que las prendas que su marca ha impuesto y no despertar la envidia y el encono de los hombres. Su último hit: la colección de fin de año, a la que fueron capaces de meterle corsés para las mujeres y prendas entalladas para los hombres en colores tipo naturaleza muerta, en un intento muy interesante por revivir el pasado siglo XIX.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.