En un panorama discográfico como el colombiano, en el que más de un artista tendría razones para rasgarse las vestiduras, los integrantes de la orquesta La 33 no solo no están preocupados porque ya existan en la calle copias piratas de Gózalo, su más reciente disco, sino que incluso reconocen que de esa manera llegan a otros públicos. Hasta en eso son sui generis los hermanos Sergio y Santiago Mejía, líderes de la banda y responsables de que Bogotá haya dejado de ser vista en otras latitudes como una ciudad fría y flemática. Gracias al éxito de su primer trabajo sonoro, lanzado a finales de 2004, y en especial al pegajoso sencillo La pantera mambo, la banda ha llegado hasta escenarios de todo el mundo. De hecho, acaban de regresar de su segunda gira europea por Alemania, Austria, Inglaterra, Italia y España, y serán parte de la delegación colombiana en la próxima Feria del Libro de Guadalajara. Mientras tanto, recorren el país presentando su segundo disco, del que ya se han vendido más de 5.000 unidades y que incluye temas propios y versiones de temas de Lucho Bermúdez, de Charlie Palmieri y de los norteamericanos Rodgers y Hammerstein. La recomendación es correr a comprarlo y estar atento a los conciertos que próximamente pondrán a bailar a toda Colombia, como en los viejos discos de acetato, a 33 revoluciones por minuto.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.