Rick de la Croix vive de "vender" tiempo, pero tiempo es lo único que no tiene para él.
De aquí para allá, entre Alaska, México, Canadá, Colombia y Buenos Aires, pasa media vida. Presidente (con derecho a reelección permanente) de DLC Tradings, una de las representaciones más importantes de relojes y joyería en Latinoamérica, Rick es el responsable de que nos lleguen a Colombia los modelos de Corum, Maurice Lacroix y Hublot, entre muchas otras casas relojeras. ¿De dónde salió este tipo de peso indeterminado y amabilidad muy bien determinada? Atención a la mezclita: inglés casado con bumanguesa; devoto de Depèche Mode, Peter Gabriel, Harry Sasson y la cerveza servida en la piscina del Santa Clara en Cartagena. Mire sus récords y descubrirá que tiene 400 mil millas por vuelos al año. Mire su muñeca y descubrirá un soberbio Corum Admiral's Cup de oro rosado. Mire en el estudio de su casa, en Suiza, y hallará la colección completa de SoHo. Mire sus odios gastronómicos y comprobará que los encabeza McDonald's. Y mire sus proyectos para el 2006: perder peso, ganar pesos y hacerle fuerza a Inglaterra en el mundial. Estamos con él.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.