Myreyita le dicen los políticos, generales, embajadores y ministros. Myreyita la llaman los periodistas de Publicaciones Semana en donde lleva 21 años como secretaria de Presidencia. Myreyita le dicen sus colegas y Myreyita le dijo Germán Vargas Lleras cuando la llamó a pedirle que fuera, en representación de las secretarias de Colombia, la candidata del 69 en la lista al Senado de Cambio Radical. No la mireya, como los matones llaman a su arma con cariño, ni Mireya como la ex presidenta de Panamá, Moscoso. Myreyita con una mezcla de respeto y afecto y con "y", esa conjunción que, como Myreya Durán, es de una sola pieza, invariable, cero oportunista y que sirve como puente para unir palabras equivalentes. En su caso, a secretarias, uribistas y gente que, cansada de los políticos de siempre, busca a alguien independiente. De la mireya de los matones lo único que tiene es el carácter explosivo de una santandereana del Socorro con los pantalones bien puestos como su paisana la Pola y ese poder que solo tienen las secretarias, más aún cuando su jefe es Felipe López, el mismo que la apoyó para lanzarse al Congreso, pero con la condición de no ganar pues no resistiría perderla. López mide 1,90 y Mireya apenas 1,60, pero sigue siendo cierta la frase cliché: detrás de todo gran hombre hay una gran secretaria. En SoHo siempre estamos al tanto de alguien que, en el tarjetón o en cualquier otro escenario, tenga que ver con un número irresistible: el 69.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.