Si le decimos que el compositor que hizo la música de Tango feroz, El lado oscuro del corazón y Plata quemada vive en Colombia, ¿usted lo creería? Pues créalo porque, por una serie de circunstancias muy largas de contar, Osvaldo Montes se enamoró hace muchos años de Providencia, donde tiene una casa, y se quedó entre nosotros. Lo que más le gusta de Bogotá son los restaurantes. Le revienta, eso sí, no saber cómo salir vestido, por eso del clima variable. Claro, sigue maldiciendo en argentino: "No me rompás las bolas". Pero, aunque nació en Buenos Aires y tiene nacionalidades canadiense y colombiana, él prefiere su "ciudadanía del mundo". A la hora de componer, usa el piano. Oye música a todo volumen, pero que suene cualquier canción de Ricardo Arjona le parece motivo suficiente para apagar el radio. En su hoja de vida figuran las musicalizaciones de casi dos decenas de películas y un sinnúmero de documentales, series y telenovelas. No. No utiliza ninguna canción suya para conquistar: prefiere las tácticas instrumentales. Bienvenido sea este tipo de forasteros, ¿no?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.