Hablar de los atributos físicos de María Victoria Yépez es redundante. Ahí está la foto como prueba irrefutable de que la belleza fue muy bien repartida entre su hermana, la modelo María Fernanda Yépez, y ella. María Victoria modeló, pero su novio de ese entonces era un enfermizo celoso que la alejó de las pasarelas. Estudió Publicidad en Medellín y Fotografía en España y terminó detrás de cámaras, poniendo toda su creatividad y buen gusto a la orden de los editoriales de moda que produce desde hace más de nueve años. Adora el arte, la fusión de ritmos musicales y de técnicas artísticas. Fue un gusto que adquirió viajando y entrando a cuanta exposición encontraba y que cultiva cada año, yéndose a conocer nuevos mundos durante dos meses al año. De esos viajes llega cargada de ideas y por eso ahora ofrece, además de sus servicios como productora fotográfica, sus servicios como productora de eventos. Ella, así de sofisticada como la ve, organizado las ferias ganaderas de la Asociación Brahma y les ha dado un toque surreal. Dejan de ser meras exhibiciones de ganado y se convierten en desfiles de top models con, incluso, luces proyectadas al cielo tipo discoteca. Las modelos, por supuesto, siguen siendo las vacas. Vacas y sementales que salen a la pista entre las luces que ha montado la Yépez y por las que, al ritmo de música electrónica o roquera que sube según suban las ofertas, los ganaderos ofrecen desde 15 millones de pesos hasta 300. Toma elementos del arte como el bodypainting, los happenings, performances y el arte multimedial y los fusiona para hacer de eventos publicitarios, de moda e incluso lanzamientos de libros, momentos imposibles de olvidar como ella.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.