¿Qué más se puede decir de Ronaldinho Gaúcho, además de que verlo jugar es un deleite
para los ojos? Empecemos por lo básico: es brasileño, tiene 26 años y es el mejor futbolista del mundo. Usted sabe que no es una exageración: campeón de América a los 19 años, campeón del mundo a los 22 y campeón de campeones este año con el FC Barcelona, Ronaldinho tiene la cara del éxito y a nadie le cuesta aceptarlo. Acaba de desbancar a David Beckham en la lista de los futbolistas mejor pagados del mundo, con un monto de 23 millones de euros. Además, es la imagen de Nike para el mundo -¿cómo olvidar sus cuatro rebotes contra el poste lateral del arco, mientras se prueba los nuevos guayos de la marca, sin dejar caer el balón al suelo?-. Definitivamente, es el mayor exponente del "jogo bonito" y una de las principales razones por las que valdrá la pena ver este Mundial. Además, es el mejor ejemplo de que en esta vida, para ser el mejor del mundo, no necesariamente hay que ser también el más bonito.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.