La deseamos. Siempre. Forrada en cuero o metida en sus jeans; con el pelo rojo, amarillo o negro; aquí o paseando su garganta y sus caderas por el mundo. Pero ella no es solo asunto masculino: las lectoras de la revista Fucsia la eligieron Mujer Colombiana 2003, en una competencia que la puso por encima de mujeres como la diseñadora Silvia Tcherassi, la ministra Martha Lucía Ramírez y la diva Paula Andrea Betancur. El dinero que giró alrededor de la promoción del concurso se fue directo a la Fundación Ellen Riegner para mujeres que padecen de cáncer, y el asunto funcionó tan bien que Fucsia comenzará en enero la convocatoria para que sus lectoras, a través de internet, propongan las candidatas de 2004.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.