Ser la única directora de fotografía cinematográfica en el medio colombiano es difícil de lograr, pero Adriana Bernal se lo ganó a pulso. Profesional becada y graduada de la Escuela Nacional de Cine de París, ha tenido el privilegio de destacarse en un mundo que parecía estar destinado únicamente para los hombres. Después de haber participado por primera vez en un largometraje independiente dirigido por un compañero coreano, ganó una mención especial a mejor imagen en el Clermont Ferrand que, no sobra mencionar, es el festival de cortos más importante de Francia. Ya instalada nuevamente en Colombia, y después de seis años de hacer carrera afuera, decidió cosechar un par de premios más, con otros dos cortos. Ha hecho varios comerciales y videoclips estéticos para la televisión, es profesora universitaria y está convencida de que ya es hora de triunfar (¿qué tal que todavía no lo hubiera hecho

). Su fotógrafo favorito es el francés de origen rumano Darius Khomji, su película preferida es Mullholland Drive de David Lynch y cuando le queda tiempo libre, se dedica a ser camarógrafa. En el momento está dedicada a dos producciones nacionales que darán mucho de qué hablar y a su pequeño hijo. Muy bien por ella, aunque la verdad es que nosotros preferiríamos verla del otro lado, actuando, para así poder admirar su belleza.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.