Inspirado en la fiebre misteriosa que se propagó con las excavaciones arqueológicas de la época, en 1870 el coreógrafo francés Marius Petipa ideó La hija del Faraón, aquí en recreación de Pierre Alcote. Grabado en el Teatro Bolshoi, de Moscú. Duración: 130 minutos.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.