Videos de Bowie, todos los que el cuerpo aguante: cuarenta y siete en una maratónica jornada de 252 minutos que va de 1972 a 1999.

Ninguna colección de rock estará completa mientras no cuente con tres discos que recomiendan los expertos: uno de David Bowie, otro de David Bowie y uno más de David Bowie. Tres no son suficiente, pero tenerlos ayuda a entender qué es el glam rock, saber apreciar el art rock y moverse con alguna soltura en el movedizo terreno del rock experimental. Eso en materia de discos compactos, pero, ¿cuál es la medida exacta en una colección de DVD? ¿Tres de Bowie? ¿Uno de Bowie y dos de Peter Gabriel? ¿Uno de Gabriel, otro de Bowie y uno más de Pink Floyd? Sea cual fuere la respuesta, es claro que Bowie es una deliciosa constante, y que ayuda mucho Best of Bowie, un doble disco con 47 propuestas audiovisuales del británico, muchas relativas al campo del video. Comprarlo no es todo: ¡hay que verlo!, maniobra que requiere de total concentración durante cuatro horas y doce minutos que difícilmente podrían estar mejor invertidas. Y hablando de inversión, el costo es bastante más módico que el de dos DVD comprados por separado. Puede uno meter las manos al fuego, Best of Bowie vale: vale la pena.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.