Una bonita historia, bien contada y bien dirigida por Lisandro Duque. Tres niños quieren hacerse invisibles y harán lo que esté a su alcance para conseguirlo. Si cree que el cine colombiano son solo sicarios, narcos y madrazo limpio todo el tiempo, esta es una buena excepción a la regla.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.