No piense que es un ladrillo solo por ser coreana. Deje ese prejuicio a un lado y métase en la historia de un hombre que es secuestrado y que no sabe por qué le ocurrió toda esta tragedia. Después de varios años de vivir encerrado en una habitación, queda libre y su única obsesión será la venganza. Prepárese para ver mucha sangre.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.