La edición DVD es full screen e incluye documentales, diez escenas inéditas y comentarios del director sobre esta oda al músculo.
No hace mucho uno podía entrar a una sala donde se exhibiera una película presentada como "triple X" con la seguridad -y la felicidad- de encontrarse con generosos centímetros de carnes femeninas. Todo cambió con Triple X (xXx), donde el monopolio de las carnes es del viril (primitivo) actor Vin Diesel, encargado de dar vida a Xander Cage, un sujeto dedicado a los deportes extremos (wakeboarding, kitesurfing, snowboard, fornication) al que el gobierno de los Estados Unidos recluta para una misión ultrasecreta. Una película para ver mientras la novia de uno se duerme en el sofá y para detallar en ella (no en la novia, en la película) cuadro a cuadro los efectos especiales sin preocuparse por el argumento (¿existe?). Se divierte uno viendo a Diesel, inmenso primate con apellido textil, rompiendo huesos durante 124 minutos y accediendo carnalmente a su coestrella (Asia Argento), una ojerosa mujer con pinta de síndrome de abstinencia. Véala antes de que estrenen Triple X2, donde Diesel, cuyo primer salario fue de cien mil dólares (el soldado Caparzo de Saving private Ryan), ganará 20 millones de dólares y porcentaje de taquilla. El rapado nuevo héroe de acción, se nota, no tiene un pelo de bobo.
Zona 4
Audio: Esp., Ing.
Subt.: Esp., Ing.
Video Factory
Círculo de Lectores

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.