¿Cuándo fue la última vez que quiso sentarse en la ciudad amurallada a ver la puesta del sol desde el jacuzzi de su casa? Tal vez la idea le suene descabellada, pero en eso fue lo que pensó hace dos años María Mercedes Pretelt de la Vega, cuando llevó las cenizas de su padre a la casa que alguna vez le perteneció a su familia en Cartagena, y se encontró con una quinta semidestruida y abandonada que acababan de poner a la venta. Como si se tratara de un mensaje divino, María Mercedes no dudó en recuperar la casa, restaurarla, y en septiembre del año pasado inauguró La Merced Hotel Boutique: un lugar acogedor de estilo colonial y rasgos republicanos, ubicado contra las murallas de la ciudad antigua, que mezcla todas las comodidades del hotel cinco estrellas con la privacidad y la frescura que solo se pueden tener en la casa de uno. Cada una de sus ocho habitaciones tiene una decoración diferente y todas cuentan con aire acondicionado, minibar, cajilla de seguridad, señal de cable, internet inalámbrico y equipo de sonido. Todo eso, claro, sin contar el jacuzzi en la terraza del hotel, la piscina climatizada en el primer piso y el servicio de bicicletas para recorrer la ciudad a cualquier hora.
Pero lo mejor de La Merced es el ambiente absolutamente casero que tiene. No solo porque cada espacio del hotel fue bautizado con el nombre de algún miembro de la familia Pretelt (como el salón "Don Sabas", "La Merche" o "Doña Carmen"), sino porque todo lo que tiene está a la venta; así que si le gustó algún florero, una silla o incluso la cama de la habitación, usted la puede comprar sin problema y llevársela para su propia casa. Todo lo diseñó María Mercedes en persona, quien aunque lo que estudió fue comunicación social, en el tema del buen gusto no tiene competencia. Total, esa fue su intención desde el día en que compró de nuevo la casa de sus bisabuelos: volver a tener la casa de sus sueños, solo que mejor.

La Merced
Dirección:Centro Calle Don Sancho
# 36-165/Cra. 4, Cartagena
Teléfono: PBX:(575) 664 7727
Habitaciones: Desde $443.124, hasta $844.668 en temporada alta.
Reservas:www.lamercedhotel.com




Bacci-lón

Cuando su novia le proponga ir a la 15 con 97 no crea que se liberó y lo lleva a Zhivago. Ese burdel es cosa del pasado. Ahora el edificio alberga a Bacci y contra la ley de Murphy demuestra que cualquier buena situación puede mejorar.

La noche de la inauguración de Bacci, besos en italiano, fue al estilo Coyote Ugly. Tres mujeres se subieron a la barra. No eran tres simples viejas ni un pedazo de madera cualquiera. Dos turbinas empotradas en el mesón se encendieron y el viento producido subió la minifalda de Estefanía Bohórquez y meció el pelo de Catalina Aristizábal (socia de Bacci) y de Adriana Tono, quienes bailaban abrazadas de los dos tubos de striptease de los lados. Las tres ex portadas SoHo hicieron delirar a la multitud. Un tipo se subió con ellas y levantó los brazos como si hubiera metido un gol en la final de un mundial.
Escenas como esta serán la constante en Bacci pues cada noche habrá bailarinas profesionales que animen a las setecientas personas que caben en el lugar y, de vez en cuando, fiestas temáticas. Además, habrá noches en las que creerá estar delirando de la borrachera al ver a la misma Catalina Aristizábal sirviéndole un trago y sacándolo a bailar.
El milagro se lo debemos a Alejandro Delgado y Carlos Pérez (creadores de Miranda), a Óscar Azula, Silvia Sáenz, Juan David Vélez y Catalina. Ellos estaban hasta la coronilla de la música para planchar y de los ambientes minimalistas, blancos, fríos y desabridos. Por eso lo diseñaron de tal forma que las luces rojizas contrastaran con unas paredes oscuras que dejaran entrever siluetas pintadas de mujeres desnudas. El resultado fue un ambiente íntimo y sensual, estimulado por las notas de un crossover sofisticado a cargo del afamado DJ Odín.
Con suerte, esta atmósfera escarlata y los tubos de los que se sujetaban las bailarinas cuando existía Zhivago, logren revivir los espíritus libidinosos que antes recorrían el recinto y termine más de una cogiéndolo a bacci.

BACCI
Cover: $10.000 no consumibles.
Cerveza: $6.000
Botella de aguardiente: $45.000
Horario: 9:00 pm a 3:00 am
Dirrección: Cra. 15 # 97-22
Teléfono: 218 25 87
Bogotá

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.