Seguro que usted aún no conoce muy bien su país y por eso no sabrá mucho de los Parques Naturales de Colombia. Están ahí, listos para ser descubiertos. Ya es hora de que sus vacaciones realmente sean diferentes.
 
Tayrona

Solo imagínese la escena: levantarse en la mitad de una playa dentro de un ecohab de dos pisos con baño, sala de estar y una terraza con vista al mar. Todo adecuado para que a usted no le falte nada. ¿Se antojó de bucear o de practicar deportes náuticos? Ahí tiene a Neguange, Arrecifes, Playa Linda o La Piscina para hacerlo, las mejores playas del sector. ¿Quiere sentir la magia de la cultura Tayrona? Váyase de caminata al "Pueblito", uno de los puntos más importantes del parque por su valor arqueológico, el contacto con indígenas arhuacos y el esplendor de estar con la naturaleza y sentir la magia de un pueblo milenario.
 
Gorgona
 
Fue el infierno para muchos hombres cuando la isla se adecuó como cárcel muy al estilo de Alcatraz. Hoy, todo es distinto. Gorgona es uno de los lugares preferidos por los buceadores de todo el mundo y, lo mejor, es uno de los pocos sitios privilegiados de este planeta donde se pueden avistar ballenas en el segundo semestre del año. Un tesoro en pleno Océano Pacífico.

Amacayacu
 
Si su sueño es emular al legendario Kápax o simplemente tener el privilegio de disfrutar de la selva amazónica antes de que la humanidad la acabe por completo, su destino es este. Amacayacu es un parque con una extensión de 293.500 hectáreas que ofrece todo tipo de comodidades y servicios para los visitantes. Al mejor estilo de Anaconda, pero obviamente sin los miedos y terrores que vivieron los protagonistas de esta película, podrá ver los famosos delfines rosados, la inmensidad de las ceibas, desde donde también puede hacer rappel, o simplemente sentarse a ver el atardecer, único en el mundo. También tiene la posibilidad de subirse a la casa flotante y navegar, en medio de la comodidad, sobre el imponente río Amazonas. Llegar es muy fácil. Una vez en Leticia, una lancha lo lleva directamente hasta el parque.
 
Parque de los nevados
 
En un país sin estaciones climáticas, donde para muchos conocer la nieve se queda en una simple intención, el Parque de los Nevados se constituye, sin duda, en la posibilidad de cumplir un sueño. Disfrutar del paisaje que ofrece la seguidilla de volcanes, practicar la escalada, rappel, trekking y snowboarding son las opciones que ofrece esta joya de la naturaleza. Por el hospedaje no se preocupe, le contamos que acaban de inaugurar el Centro El Cisne, un alojamiento tipo chalet con todas las comodidades del caso a 4.900 metros sobre el nivel del mar. O, si lo prefiere, se devuelve a Manizales y disfruta de un buen baño en aguas termales después de una buena revolcada en las nieves perpetuas del nevado del Ruiz.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.