Lejos estaba el periodista inglés que calificó la música de la pequeña banda francesa Darling como “daft punk” (punk: tonto y débil) de pensar que años después se tomarían las discotecas del mundo, utilizando este venenoso comentario como nombre de su sutil y pegajosa venganza musical. Y es que en 1997, Daft Punk cambió para siempre la escena electrónica con el lanzamiento de su primer álbum titulado Homework, un trabajo ecléctico que marcó el nacimiento de un sonido único dentro de la música house. Homework no sólo redefinió el sonido de la música electrónica, sino que abrió las puertas para que un puñado de bandas francesas como Air, Cassius, Phoenix y Ettiene de Crecy invadieran los listados del mundo.
Su primer trabajo cambió los parámetros de la música electrónica, y la sacó de la oscuridad estroboscópica de los clubes, para infiltrarla en las ondas de radio de todo el planeta. Este disco, cuya carátula esgrimía un parche adherido a una chaqueta de nylon con el logo de Daft Punk, recordaba a gritos que la música disco estaba viva y que el tener un logo de aspecto metalero y un afiche de Kiss en su carátula interior no eran obstáculos para coronarse como los nuevos reyes de la futurista y tecnológica escena electrónica.
Han pasado cuatro años desde que ese disco se grabó en una pequeña alcoba parisina y hoy los Daft Punk se encuentran en Miami, la capital de Latinoamérica, que para esta época ya se ha acostumbrado al insomnio del Winter Music Conference, la reunión anual de músicos, productores y fanáticos de la música electrónica. De todos los lugares del planeta han llegado Dj’s, bandas y clubbers que durante una semana imparable cambiarán el sol ardiente de Florida por el vértigo nocturno del dance, el house y el imparable beat electrónico.
En South Beach se han dado cita los mejores músicos de la electrónica global y entre ellos también encontramos a Lenny Kravitz, los Aterciopelados y a los U2, que se encuentran en la ciudad despegando su tour norteamericano. Sin embargo, la atracción principal del distrito Art Déco, y de todas las carátulas de revistas alrededor del mundo, son un par de chicos franceses llamados Thomas Bangalter y Guy Manuel de Homen Christo, mejor conocidos como Daft Punk.
SoHo ha sido invitada especialmente a Miami, para reunirse con Bangalter, engranaje de la imparable máquina musical francesa que se representa a sí misma a través de un par de androides disco que, de cierta manera, protegen su joven humanidad y de paso los ayudan a invadir todas las pistas discotequeras del mundo enfundados en su anonimato cibernético. Es por eso que uno no puede dejar de sorprenderse al ver las máscaras diseñadas con el retrofuturismo de los antiguos juegos de video como el telebolito o el atari. Definitivamente con ellos estamos más cerca del auto fantástico que de una consola de Play Station. Bienvenido el nuevo Mazinger del disco–house.

Se ha hablado bastante sobre ustedes últimamente. Están en todas las revistas del mundo en este momento y se comenta acerca de cómo se mantienen anónimos detrás de sus robots. ¿Cómo ha sido la aceptación de los robots en esta ciudad (Miami) en la que todos quieren construir un nuevo cuerpo y exaltar la belleza ?
De pronto es lo mismo porque cuando la gente crea estos cuerpos, muchas veces es por medio de procesos artificiales. La estética de los robots es también artificial. Creo que no hay una manera única de ver las cosas. La imagen y el sentido de los robots tiene que ver más con un concepto de entretenimiento. Es un universo más estético y visual que político. Se trata de divertirse. A usted le puede gustar la realidad y la ciencia ficción al mismo tiempo.
Ustedes han entrado a pertenecer al selecto club de ‘bandas enmascaradas’ que conforman grupos como Kiss, Alice Cooper, Marilyn Manson, Village People... ¿Es necesario inventarse un alter ego para sobrevivir en la música?
No creo que sea necesario, pero para nosotros es al mismo tiempo práctico y conveniente. Por otro lado, para la audiencia es más divertido. Nuestra música no es oscura ni negativa. Por el contrario, es positiva y emotiva y nos hace felices a nosotros y a la gente. Es ante todo entretenimiento... interior. La escena musical electrónica y la movida de los clubes apunta a esa dirección desde un principio. La gente va a los clubes a divertirse, a bailar y a sentirse bien. Nosotros queremos que este elemento visual haga parte del principio de sentirse bien. Todo se resume a las películas de ciencia ficción en las que sabemos que lo que vemos no es verdad y sin embargo nos divierte.
Su música está llena de sonidos retro. ¿Cómo ligan estos sonidos y efectos de los 70 u 80 con la música que se hace hoy?
Esto tiene que ver más con la tolerancia que da usar diversos elementos que en otra época eran usados de manera separada. Hoy podemos combinarlos de manera libre. Antes los grupos sólo hacían funk o rock, pero hoy existe mayor tolerancia para combinarlos, logrando así algo nuevo. Por eso se piensa que nuestra música es retro, porque mezclamos estilos y sonidos. El house es 90% reciclaje de loops de música disco. No es algo del todo novedoso. Nosotros apuntamos en muchas direcciones: disco, heavy metal, rock, soul, funk, gospel.
Siempre ha existido la idea de que los roqueros deben estar separados de la gente que le gusta el dance y la música electrónica y que son mundos aparte. Ustedes tratan de acercar los géneros. ¿ Por qué creen que es importante?
No sé, tal vez sí tratamos de hacerlo. De hecho con Homework intentamos mostrarle a la gente del rock que la música electrónica existe y que es buena. Lo extraño de esto es que hay gente en la música electrónica que debería ser más abierta y tolerante. También hay quienes no les gusta para nada el rock. Por esto, este nuevo disco nuestro trata de mostrar a esas personas que hay más cosas que el ‘chispún–chispún–chispún’ y esto no significa que a nosotros no nos guste el ‘chispún’ porque nosotros hemos luchado porque reconozcan el house music.
Cuando salió Homework el movimiento dance y electrónico era aún ‘alternativo’ para el público general, ahora es bastante comercial. ¿Qué ha cambiado?
Un año después de haberlo lanzado, y a pesar de haber vendido dos millones de discos, seguía siendo ‘alternativo’. Homework y otros álbumes sacaron al house del anonimato, lo que es de cierta manera bueno. Pero hoy lo importante es no repetir una y otra vez lo que ya se ha hecho, ya que esto puede causar que el house sea visto como un estilo o un género, y yo no veo el house como un estilo de música. El house es un estado de la mente, de libertad y de espíritu. Ahora usted ve más músicos que entienden la música electrónica, desde Kravitz hasta los Smashing Pumkins, y eso me alegra. Beck o los Beastie Boys son personas de mente abierta, sin barreras de géneros.... El límite lo pone usted, pero nunca la música.

¿De dónde surgen las barreras musicales?
Solía haber muchas barreras que no lo dejaban expresarse a uno y ahora todo es más libre. Los límites se los ponen los mismos músicos al arriesgar en el proceso de hacer música. Creen que sólo pueden hacer una cosa, pero vea a una banda como Radiohead que realmente están mostrando lo opuesto. Ellos son una banda de rock, pero abren las posibilidades a hacer otras cosas.

¿Qué es el Daft Club?
El Daft Club es realmente divertido, porque al contrario de lanzarlo como una página de Internet completa y llena de cosas lo que está ocurriendo es que el site se está construyendo día a día enfrente de la gente. La primera interacción es como el hecho de hacer un álbum mientras que todo el mundo está mirando. En el club hemos puesto algunas canciones, hoy precisamente estamos subiendo a la Red un nuevo mix de Aerodynamic, nuestro nuevo sencillo, y habrá nuevas canciones cada semana. Lo interesante es que esto ya no se trata de confidencialidad, es hacer las cosas juntos entre nosotros y nuestro público.
Comparado con las largas canciones de Homework , los temas ahora son más cortos. ¿Qué hay detrás de esa decisión?
Es divertido porque la gente va a creer que Discovery es un disco más tradicional. Para mí es una decisión artística y no comercial. Hoy la música electrónica es muy larga, así que hacer una canción de tan sólo tres minutos es algo más compacto y a la vez provocador y arriesgado. No es una jugada muy segura que digamos, porque nadie hace canciones cortas en la música electrónica. A nosotros nos gustó mucho nuestro primer álbum, pero nos dimos cuenta de que era muy difícil de oír de principio a fin. La gente oía algunas canciones sueltas, pero no todo el disco de corrido. Esta vez quisimos hacer algo más compacto aunque de todas formas haremos remixes más largos para las discotecas.

¿Qué cree que es más importante: el talento, la actitud o la capacidad técnica de abordar las nuevas tecnologías?
Creo que lo más importante es el talento, pero el talento no significa que usted tenga que tener técnica ni actitud. Lo grandioso hoy en día con los computadores es que nos demuestra que usted puede ser realmente talentoso sin saber cómo tocar. Los computadores son un instrumento y pueden ayudar mucho, pero es sólo una ayuda. La tecnología es definitivamente un apoyo al talento. Las mejores bandas de punk eran muy talentosas, quizás no tocaban muy bien pero tenía algo, y uno tiene que tener algo. Si usted sólo tiene las ganas y el deseo de hacerlo, me temo que eso no es suficiente.
Siendo este el 2001, cuando justo se está rememorando la película de Stanley Kubrick, Odisea en el espacio, en la cual HAL —la computadora— toma el control de la nave espacial, ¿no cree que es una coincidencia que los robots de Daft Punk hayan tomado el control de su música?
Quizás no es una coincidencia... pero creo que es muy divertido, porque sinceramente nosotros queríamos grabar Discovery muy rápido, pero mientras lo hacíamos nos empezamos a dar cuenta de que no alcanzaría a estar listo para el año 2000. Luego decidimos dejarlo para el 2001 y nos dimos cuenta de que era un año muy cool y que de alguna forma era más simbólico y apropiado que se lanzara este año porque nos encanta el trabajo de Kubrick y estamos convencidos de que el 2001 es definitivamente un año más funky.

CORTESÍA EMI, Con Daft Punk estamos más cerca del auto fantástico que de una consola de play station,,

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.