Olor: A alcantarilla. A aguas estancadas. Textura: Café, espesa, turbia. Al probarla se siente un poco jabonosa. Sabor: A agua de zanja, mezclada con tierra húmeda. Consecuencias gástricas: Fuertes arcadas al probar. Al otro día, el médico me dijo que la diarrea la había causado una inflamación severa por contaminación.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.