Antonio Caballero
En mi juventud, cuando la izquierda existía, le decían a uno los compañeros de la izquierda: -Le vamos a hacer una autocrítica, compañero. CONTINUA>>
   
   
Felipe Zuleta
Espero que este ensayo de hacer una autobiografía sobre mis "cualidades literarias" no resulte un fiasco, pues si al hecho de ser pretencioso, vergajo y pendenciero, le sumamos el desastre de una mala columna, ahí sí que quedaría condenado a seguir escribiendo boberías por otros 20 años. CONTINUA>>
   
   
Salud Hernández
Sopa en la sangre. Pues sí, como lo están leyendo. Hay empresas avaras que pretenden alimentar a los pobres enfermos de unidades de cuidados intensivos, inyectándoles sopa de pollo en la sangre. CONTINUA>>
   
   
María Jimena Duzán
Sé que exagero en la dedicación que les concedo a los temas que tienen que ver con la asfixiante política nacional y que a veces mis columnas terminan pareciéndose a los destemplados discos de Ray Coniff o de Paul Mauriat, aquel arreglista famoso por sus versiones en torno a un mismo tema musical. CONTINUA>>
   
   
Ramiro Bejarano
Asumo con desgano el reto de denigrar de mi columna dominical en El Espectador -¿debería decir muy leída?- tribuna plagada de dardos venenosos, de alta peligrosidad para la supervivencia política, cuando no para la maltrecha reputación de muchos culpables. CONTINUA>>
   
   
Roberto Posada García-Peña
D'Artagnan nació por culpa del fútbol y la comida. En efecto, comencé a escribir en 1968, cuando tenía 14 años y estaba en segundo de bachillerato, una columna con el seudónimo de 'Un hincha azul'. CONTINUA>>
   
   
Poncho Rentería
Frases que circulan: "Jamás leo las idioteces de Poncho Rentería". Otra: "Suspendí mi suscripción a El Tiempo para nunca leer al inmamable de Poncho Rentería". CONTINUA>>
   
   

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.