Cómo vive un wayuu
Por:Alberto Salcedo Ramos
Juan Sierra Ipuana, hombre de metáforas, supone que si pudiera devolver el tiempo no estaría sentado en su rancho viendo pasar el potro ajeno, sino recorriendo los playones de la Alta Guajira al mando de su propio caballo. CONTINUA>>
   
   
Cómo vive un loco
Por:Gonzalo Mallarino
Usted se va por la Avenida Boyacá o por la Avenida 68. Derecho, derecho, hasta la autopista del Sur. CONTINUA>>
   
   
Cómo vive un paralítico
Por:Alfredo Molano Bravo
De entrada, pongo las cartas sobre la mesa: temo al tema. Está fijado al recuerdo del padre Deogracias como él lo estaba a su silla de ruedas. Era un cura belga, flaco, pálido y frágil. CONTINUA>>
   
   
Cómo vive un esmeraldero
Por:Andrés Ramírez Suárez
Yesid Nieto personifica lo que en el occidente de Boyacá todos conocen como la segunda generación de esmeralderos: no pasa de treinta y cinco años, no toma trago, no apuesta a los gallos, no usa joyas y no escucha rancheras. CONTINUA>>
   
   
Cómo vive un pescador
Por:José Luis Novoa
Dicen en Cartagena que el mar está bonito cuando ni una ola rompe contra la playa y el agua en calma parece un lago inmóvil. Suena extraño. CONTINUA>>
   
   
Cómo vive un viudo
Por:Héctor rincón
Era un jueves de enero, el día 25 del 2001, cuando empezó a quedar viudo. CONTINUA>>
   
   
Cómo vive una ministra
Por:María Jimena Duzán
Ocho de la mañana. Todavía no se acostumbra a entrar por la trastienda de ese vetusto edificio medio moribundo que alberga al Ministerio de Educación, ubicado en el CAN de Bogotá, a pocos pasos del opulento Ministerio de Defensa. CONTINUA>>
   
   
Cómo vive una extranjera
Por:Germán Castro Caycedo
Lvov, Zdetomir, Kiev, Odessa, Donetsk. Casaluminio, Campana Vieja, Guacamayas, La Tigrera, Guachetá, Somondoco.Bortzsh, pelmeni, blinis. Empanadas, changua, sancocho.Allí era Lena Ivánovna Liájova, Elena Liájova, hija de Iván. CONTINUA>>
   
   
Cómo vive un payaso
Por:Cristian Valencia
Si Tuffy no fuera payaso, los grupos de mercenarios mundiales estarían ofreciéndole empleo. Su sangre fría supera la de Pirry, César Rincón, o la de Pacheco en sus tiempos. CONTINUA>>
   
   
Cómo vive un colombiano desempleado
Por:Jorge Franco
La vida de Gabriel Vanegas no ha cambiado mucho entre las 5:30 y 7:00 de la mañana. CONTINUA>>
   

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.