La angustia de domar tigres
Por:Raúl gasca
Tenía 14 años. Ayudaba desde afuera de la jaula cuando en plena función los diez tigres comenzaron a pelear. CONTINUA>>
   
   
La angustia ser la esposa de un hombre sin memoria
Por:Luz Helena González
Un golpe seco en su lóbulo izquierdo contra un escalón y nos olvidó a todos: a sus dos hijos, a su esposa y a él mismo. CONTINUA>>
   
   
La angustia de perder el gusto
Por:Fernando Pinzón
Un accidente de tránsito entre la vía Cartagena y Barranquilla me "voló" la tapa de los sesos. Estuve en coma dos días, al tercero desperté y el médico que me atendía me pidió que me sentara. CONTINUA>>
   
   
La angustia de vivir expatriada
Por:Leszli Kalli
Mi nombre es Leszli Kalli, conocida como la niña que duró secuestrada 373 días por el ELN en la toma del avión de Avianca. La que publicó los diarios sobre el cautiverio. La que tenía un báculo en el que marcaba todos los días de permanencia en la selva. CONTINUA>>
   
   
La angustia de atajar a un loco
Por:Javier Santiago Torres
Soy enfermero jefe en la clínica San Juan de Dios de Chía. Los pacientes esquizofrénicos son los más difíciles, normalmente. Ellos oyen voces y ven cosas. Muchas veces, las voces les dicen que se ataquen o que se maten. CONTINUA>>
   
   
La angustia de no poder cruzar los puentes
Por:Anónimo
Tenerle miedo al miedo, pánico al pánico. Esa es mi angustia. Cruzar un puente y sentir que el mundo se resquebraja y que mi mente es el epicentro de esa implosión. CONTINUA>>
   
   
La angustia de ser Ministro de Hacienda en Colombia
Por:Alberto Carrasquilla
La escena es un clásico del género: son las altas horas de la noche y Wild Buck Cody, por decir un nombre, está en Red Dakota City. CONTINUA>>
   
   
La angustia de no controlar los esfínteres
Por:Ángela Giraldo
Soy una mujer que llegó hasta los 67 años de edad frecuentando consultorios médicos estrictamente para lo necesario, pero hace cuatro años tuve que verle, muy seguido, la cara a una doctora. Lo pedí así. No podía hablar con un hombre de la vergüenza. CONTINUA>>
   
   
La angustia de ver correr a mi esposo
Por:Connie Freydell
Me acuerdo de la carrera de Michigan en el 2000, donde Juan Pablo y Michael Andretti pelearon por la punta durante diez vueltas, lado a lado. CONTINUA>>
   
   
La angustia de tener 36 escoltas
Por:Francisco Santos
Gratitud. Eso es lo primero que siento después de estos años de ser escoltado por los hombres y mujeres que nos cuidan todos los días. Son en su mayoría personas jóvenes, con familias, hijos, proyectos para el futuro. CONTINUA>>
   
   
La angustia de ser piloto de combate
Por:El Capitán Juan Carlos Jiménez
¿Angustia? De entrada, y aunque no me lo crean, diría que ninguna. Y lo digo porque en una misión de combate no hay tiempo para nada, menos para angustiarse. CONTINUA>>
   
   

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.