¿Por qué las mujeres viven más que los hombres?
Una y otra vez los estudios demuestran que sí, que viven más (el récord lo tiene Estados Unidos, donde las mujeres viven siete años más que los hombres), pero no hay una respuesta científica que satisfaga el interrogante. Las tesis: que tienen sistemas inmunológicos más fuertes, que profesionalmente se desempeñan en actividades menos riesgosas, que no van a la guerra, que no están expuestas a los niveles de estrés laboral de los hombres. la lista es enorme e incluye un punto clave: viven más porque no tienen que aguantarse a ellas mismas.

¿Por qué hay más mujeres que hombres?
Porque viven más.

¿Cuál es la posición que prefieren en la cama?
No pierda tiempo repasando catálogos de posiciones sexuales que más parecen el manual del perfecto contorsionista circense. No se desgaste pensando qué cruce de piernas, qué lance olímpico o qué ritmo de cadera garantizará mayor placer a la mujer durante el sexo. Todas son distintas (¿y todos los hombres somos iguales?), pero en el punto de la posición que prefieren en la cama puede tener mucha razón la longeva doctora Joyce Brothers cuando dice que lo que a todas las priva es que el hombre las abrace y les diga que las ama antes, durante y después de disfrutar de la Mariposa Venus. Por supuesto, usted sabe perfectamente en qué consiste la Mariposa Venus, ¿cierto?


¿Por qué se emborrachan más?
La capacidad del cuerpo para descomponer el alcohol depende íntimamente de factores como el peso (en términos muy generales las personas más grandes soportan más copas), el consumo reciente de alimentos (retarda la digestión del alcohol), el estado físico de quien toma y, ojo, el género: en la mucosa gástrica femenina la actividad de la enzima que ayuda a digerir el alcohol (deshidrogenasa) es menor. Lo que toman los hombres llegará en más leve grado a la corriente sanguínea en forma de alcohol, y esto explica por qué hay más alcohol en la sangre de una mujer que bebe a la par de un hombre y por qué los hombres tienen más resistencia. La ciencia pone punto final a los mitos sobre las bebidas 'aflojacucos'.

¿Por qué siempre tienen frío?
Cierto, ellas no se inventaron el 'apurrunche' y el 'apapuche' únicamente por motivos emocionales. Las mujeres tienen menos grasa corporal de tipo termogénico y a ello puede deberse que sean tan sensibles al frío. Puede deberse al hecho de que muchas mujeres, por vanidad, se someten a regímenes alimenticios bajos en calorías. Otra causa probable: en las mujeres es más frecuente el hipotiroidismo, y una de sus manifestaciones es la mala regulación de la temperatura con tendencia a la hipotermia. Aparte del tema anatómico, hay que tener en cuenta que, por cuestiones culturales, las mujeres usan ropa más reveladora que la de los hombres, lo que también las expone al frío. Pero conviene no perder de vista un detalle fundamental: las mujeres usan aquello del frío como una táctica de conquista, así que la próxima vez que ella le diga "tengo un frío atroz", olvídese de la grasa termogénica, los regímenes alimenticios o la hipotermia. Lo que ella quiere en ese momento es precisamente lo que usted quiere a todas horas.

¿Por qué a las mujeres nunca les cortan bien el pelo?
Porque siempre van a cortárselo cuando están en crisis: o las echaron del trabajo o terminaron con el novio o se les murió el perro. Y los sicólogos dicen que no hay que hacer cambios drásticos en épocas de crisis. Las mujeres, como se sabe, jamás hacen caso de lo que dicen los sicólogos. a duras penas de lo que les recomiendan las sicólogas.

¿Qué tan distinto es su orgasmo del masculino?
El orgasmo masculino se concentra en el pene; el femenino actúa en el clítoris, los labios vaginales y el área pélvica. El de las mujeres suele durar más y, una vez terminado, ellas están prácticamente listas para un nuevo orgasmo. El del hombre es más complejo, porque mientras el de la mujer llega casi siempre como resultado de la estimulación en el clítoris, el masculino requiere de erección (flujo sanguíneo) y eyaculación. En términos de los estados emocionales el asunto se complica, pues hay quienes sostienen que el de las mujeres está más alejado de la simple faena física. No: tanto en hombres como en mujeres lo físico es apenas parte del coctel. Lo que sí está claro es que ellas pueden fingirlo mientras que resulta muy complicado que un hombre lo haga. Ellas pueden fingir un par de gritos, pero qué hombre va a fingir una erección.

¿Qué tan frecuentemente se masturban?
El Informe Hite (1976), el Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana (1953) y los estudios de sexualidad humana de James Leslie McCary (1983) coinciden en que la masturbación femenina conduce al orgasmo en el 95 por ciento de los casos y que es el método más expedito para llegar al clímax (menos de cuatro minutos). De ellos se desprende, además, que el 30 por ciento de las mujeres sexualmente maduras complementa su vida sexual con la autosatisfacción. La frecuencia de la masturbación es muy variable: en la muestra de mujeres estudiada por Kinsey varía entre una o dos veces en la vida, ¡hasta cien orgasmos en una hora! En su libro Explorando las sexualidades humanas, Octavio Giraldo asegura que para los años 70, solo 44 por ciento de las mujeres se masturbaba, mientras que hoy lo hace el 67 por ciento. La masturbación es atractiva para las mujeres debido a que las múltiples terminaciones nerviosas que se encuentran en la región del clítoris ayudan a que, gracias a una estimulación directa, se consigan muchos orgasmos, en rápida sucesión y, en ocasiones, con respuestas físicas (no emocionales) más sensibles que durante el acto de pareja.

¿Por qué no les gusta tanto el porno como a los
hombres?
Las mujeres no necesitan tantos estímulos visuales como los hombres, y, por lo general, encuentran las películas pornográficas grotescas. Las ofenden los senos descomunales, el papel sumiso que juegan en algunos de sus argumentos (mucama dominada, enfermera caliente, maestra sometida por dos alumnos), la manera en que los actores porno eyaculan sobre el cuerpo de la estrella femenina y mil cosas más. Pero no es del todo cierto que sean ajenas al cine pornográfico. Haga la prueba, vea una película pornográfica en compañía femenina. pero, cuidado, por nada del mundo alquile Violación en la cárcel de mujeres III.

¿Por qué no les atrae el fútbol?
Una encuesta publicada para el Magazine de El Mundo, España, revela una verdad a la que no hay que darle muchas vueltas: el 88,5 por ciento dice que no le gusta porque le parece un deporte aburrido. Hay más: un deprimente 17,1 por ciento cree que deberían prohibirse las transmisiones por televisión (el escaso porcentaje de las que afirman sentirse atraídas por el fútbol son mujeres mayores). Tal vez las cifras cambiarían si alguien se tomara la molestia de explicarles conceptos tan simples como el fuera de lugar, por qué los hombres llevan las cuentas de su vida en términos de mundiales de fútbol ("he vivido seis mundiales". "me casé el mismo año en que Argentina fue campeón del mundo"). Ninguna encuesta revela si la animadversión puede deberse a que cuando los hombres ven fútbol no determinan a las mujeres, pero no se necesitan mediciones científicas para saber que el agua moja.

¿Tienen las mujeres mejor capacidad respiratoria que los hombres?
Que no lo engañen los documentales de las mujeres que pescan perlas sin equipos de buceo o el hecho de que sean capaces de llorar 'a todo pulmón' durante horas y horas. La caja torácica de las mujeres es más pequeña y tienen entre un 20 y un 25 por ciento menos de capacidad pulmonar (espacio en los pulmones para recibir aire). Esta capacidad se limita durante el embarazo por la ocupación de la cavidad abdominal. Dato suelto: en hebreo nashim es la palabra general para 'mujer', y alude a la palabra neshimá, 'respiración'. Y punto final. comenzamos a delirar.

¿Son menos agresivas las mujeres que los hombres?
Un grupo de científicos del departamento de Psiquiatría de la Universidad de Pensilvania, basados en el examen de una serie de resonancias magnéticas, cree firmemente en que la zona del cerebro que se ocupa de controlar la agresividad y el comportamiento es más grande en las mujeres que en los hombres. Mejor dicho, el cerebro de la mujer está más preparado para autocensurar sus reacciones impulsivas o de ira. Por si acaso, alguien debería hacer un estudio sobre los métodos de los científicos del departamento de Psiquiatría de la Universidad de Pensilvania.

¿Es verdad que hay un punto
específico en el que las mujeres sienten molestia cuando les
estimulan los senos?
No.

¿Es cierto que las mujeres tienen un reloj biológico que les marca la hora de querer ser mamás?
Otro mito. El único reloj en que confían las mujeres es ese, carísimo, que les regalamos el día del cumpleaños.

¿Por qué no pueden ir solas a un baño de mujeres?
Porque el baño de las mujeres no se inventó para la intrascendente cuestión de las necesidades fisiológicas: no es otra cosa que un espacio de comunicación diseñado para que hablen a gusto de los dos imbéciles que se quedaron en la mesa. En el baño está ese gran compañero femenino de la noche, el espejo. "Que no haya un espejo en el baño de mujeres es como si no hubiera orinales en el de los hombres: es lo que caracteriza nuestro baño. Cuando no hay espejo salgo de mal genio del baño; a todas nos pasa igual", le contó una mujer a Juliana Cadena, la periodista que hace unos meses infiltró SoHo en los baños de mujeres de un puñado de sitios de rumba. Las mujeres, que detestan ver a los hombres acomodando con las manos sus genitales, no dudan en hacer lo propio con sus partes íntimas frente al espejo de un baño con tal de que la ropa quede en su sitio (el tiempo promedio que gasta una mujer en el baño de un bar es de 8 minutos, sin contar lo que gastó haciendo fila). Para la sicóloga Olga Lucía Paredes, las niñas -porque las señoras no lo hacen- van acompañadas al baño porque necesitan reconocerse en otra y porque se miden con respecto a su igual, con quien siempre se están comparando. Juliana Cadena, tras un mes de trabajo de campo, desarrolló su propia teoría: a las mujeres les gusta ir acompañadas al baño porque tienen una tendencia a comentarlo todo y porque desde que usan los baños públicos han ido de la mano de sus madres que consideran el "baño de las niñas" un lugar peligroso al que no se debe ir sola; sigue siendo peligroso.

¿Tienen mejor memoria ellas que los hombres?
En serio. Olvídense del chiste de "¿en que se parecen las mujeres a los computadores?" ("no piensan, pero tienen una memmmmmmmmoria") o aquel otro de "¿qué hace una neurona en el cerebro de una mujer?" ("¡turismo!"). Nada de eso. ¡qué pena con Florence Thomas! Lo cierto es que un estudio de la Universidad del estado de Nueva York asegura que los recuerdos de la mujer son hasta un 15 por ciento más precisos que los del hombre. "El cerebro de la mujer está mejor organizado para percibir y recordar las emociones", dijo Turhan Canli, coordinador del trabajo. "De hecho, las experiencias emocionales y su codificación en la memoria están mucho más integradas en las mujeres que en los hombres". Un artículo publicado por la revista Neurology afirma que la memoria activa y la velocidad perceptual de las mujeres mejora con la edad. Ahora sabemos por qué cuando las mujeres pelean con los hombres no se ponen histéricas sino 'históricas'.

¿Por qué nunca se les escapa una
flatulencia?
Porque son más educadas y recatadas que los hombres. De todas maneras, muchos hombres sostienen, aunque sin bases científicas, que alguna parte de la anatomía femenina contiene un músculo indeterminado que resiste con más eficacia el embate de una suculenta comida. ¿Alguien ha visto a una mujer atragantarse de carnes en un rodizio o servirse cuatro veces ajiaco, o siquiera devorar sola una pizza? Pocas flatulencias pueden esperarse de los delicados platillos con que las mujeres satisfacen su vanidad corporal.

¿Qué tan diferente es el cerebro femenino?
El del hombre pesa, en promedio, 1,4 kg, y el de la mujer 1,25 kg. Aunque el volumen es menor, el de la mujer ofrece más irregularidades (circunvoluciones), lo que hace que el femenino presente mayor cantidad de materia gris. Los hombres tienen más desarrollado los campos de la orientación, las matemáticas y la abstracción espacial, pero las mujeres presentan mayor desarrollo en el área de la comunicación (incluido el chisme). Los científicos de la Universidad de McMaster, Ontario, concluyeron que el lóbulo frontal del cerebro femenino, que está a cargo de los llamados procesos mentales superiores, tiene un 15 por ciento más de células que el de los hombres. Sin embargo, a medida que envejecen, las mujeres pierden células de esta zona con mayor rapidez. Y, en la vejez, ambos sexos presentan la misma densidad celular. No canten victoria, señoras: el hecho de que puedan tener una mayor densidad celular no significa que ustedes se desempeñen mejor, pues, como afirma el psiquiatra Tonmoy Sharma, "las mujeres tienen cerebros más pequeños, pero no existen diferencias entre el rendimiento mental de los hombres y el de las mujeres" (de hecho, ellas son más propensas a males como el Alzheimer).

¿Por qué las mujeres adoran a Richard Gere y los hombres lo odian?
A ellas les parece un hombre 'papacito', pero los hombres recuerdan a Richard Gere por aquella película American Gigolo en la que se ganaba la vida acostándose con mujeres ajenas y eso no tiene perdón. Como si fuera poco, años más tarde protagonizó Dr. T y las mujeres, en la que encarnó a un dedicado ginecólogo que. ¡qué más hay que decir! Detestable.

¿Pesa menos el corazón de una mujer?
El peso aproximado del corazón del hombre es de 280 g, mientras que el de la mujer alcanza, en promedio, 230 g. Quizás todo se deba al hecho evidente de que las mujeres viven siempre con el "corazón roto". el pedazo que se les rompió pesa 50 g. Ahora, por ser más pequeño maneja un menor volumen sistólico (cantidad de sangre que expulsa cada vez que se contrae para igual demanda de oxígeno). Su frecuencia cardíaca (pulsación por minuto) es, en consecuencia, mayor y tienen entonces un menor gasto cardíaco. ¿Por qué el corazón femenino es más pequeño? Por la suma de varios factores: su menor superficie corporal, el papel del estrógeno sobre el crecimiento del músculo y la diferente respuesta de la tensión arterial durante el ejercicio. Las mujeres son tan vulnerables como los hombres a los ataques cardíacos y a los derrames cerebrales. Según la American Heart Association, los ataques al corazón son una de las principales causas de muerte en mujeres y hombres. Las mujeres, sin embargo, son dos veces más propensas a morir después de un ataque cardíaco que su pareja; también tienen una tasa de mortalidad más alta durante la cirugía de bypass coronaria y la angioplastia.

¿Cómo sabe uno que una mujer tiene el periodo?
¿Les salen barros?, ¿se ponen pálidas?, ¿lucen cansadas?, ¿les duele la espalda?, ¿dan cantaleta?. ¿mal genio? Olvídelo. La única manera en que un hombre lo sepa a ciencia cierta es que ella se lo cuente. La teoría del mal genio está totalmente descartada: uno, porque el mal genio puede ser premenstrual y, dos, porque siempre están de malas pulgas.

¿Por qué las mujeres caminan tomadas de la mano?
Tiene que ver mucho con el instinto maternal, porque culturalmente siempre se les ha permitido más contacto físico con su género, dado que tienen hijas mujeres también. Además lo hacen con toda naturalidad pues los hombres no se molestan. La verdad es que toda actividad que acerque una mujer a otra, en el fondo, al hombre le despierta cierto placer.

¿Por qué las mujeres no pueden cambiar una llanta?
Las mujeres cambian llantas como profesionales, siempre y cuando no haya un hombre cerca mirándolas, caso en el cual automáticamente se declaran incapaces de asumir tan masculina tarea.

¿Existe el Punto G? ¿Dónde queda?
El asunto es muy sencillo: si existe, se ubica detrás del hueso púbico, y si no existe, obvio, no se ubica allí. Se atribuyó su descubrimiento en 1950 el ginecólogo Ernst Grafenburg (punto G-rafenburg), quien lo describió como un punto localizado en una zona de la pared anterior de la vagina que al ser estimulado puede originar una intensa excitación. Quienes lo han encontrado, aseguran que la mejor manera de dar con él es tener en cuenta que está a la distancia del dedo anular extendido en la parte superior de la vagina. Aparte del Punto G, existen (si es que existen) los puntos K, que, según el ginecólogo Arnold Kegel (puntos K-egel), son dos y se ubican, si se compara a la vagina con un reloj, a las 4 y a las 8. Aunque no hay claridad de si existen o no los puntos G y K, sí es muy cierto un 'punto': los ginecólogos no gozan tanto con las vaginas como bautizando sus partes 'imaginarias' con sus apellidos.

¿Por qué las mujeres tienen 456 cosas en el baño y los hombres apenas siete?
Porque son especialistas en los detalles y adoran tener un adminículo especial para todo. ¡Y hay de que el hombre deje en desorden uno cualquiera de sus siete tesoros!

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.